reset

sábado, 30 de octubre de 2010 a las 10:06 p. m. , 0 Comments

Spiral Starecase - More today than yesterday



No recuerdo qué día era, no me dí cuenta de la hora, todo lo que sé es que me enamoré de ti, y si mis sueños se hacen realidad, pasaré mi tiempo contigo…

I love you more today than yesterday, but no as much as tomorrow…

[de la BSO My Girl, 1991, pa ponerse mu tonta cualquier día es bueno ]

viernes, 29 de octubre de 2010 a las 11:02 a. m. , 2 Comments

your sweet six six six

La carretera se retorcía en un nudo de incorporación, mi lengua hacía movimientos imposibles por eludir el mal sabor de la derrota, y mi intención era la de rodar mi pensamiento tanto como las ruedas, por los kilómetros oscuros y solitarios de la noche.
Todo consistía en dar vueltas, consolarme en otras curvas, ésa era mi estrategia para caer en un error renovado cada vez que tropezaba con sus labios.
El rastro helado de una mirada despectiva extinguía la vida de una ilusión mil veces remendada. Es ese instante en que regurgitan los – Ya lo sabía - , - te lo dije -, y demás frases preventivas, ardores de lo que se podía haber evitado, el regusto bilioso de la estupidez humana, ésa que habla de caer en los mismos errores.
Miré el cuentakilómetros y lo que vi me dió calor.




La radio comenzó a dar el sonido despeinado de un blues, una guitarra vibraba por resignación y yo supe que era un buen momento para sonreír con sorna, esa sonrisa que no debiera descubrir nadie en nadie. El pútrido gesto de la autocrítica. Era mi momento six six six. Y el infierno, o lo que fuera aquel cobijo cálido, me dio valor, calor y lugar para odiar, convocar a las palabras justas y contundentes del Nunca Más, alegato y despedida escupidos con sangre y rabia, como la primera piedra para refundar mi dignidad.




Hoy, mi juramento del Nunca Más se deshace en el cursi devenir de un Tequiero, dentro de un círculo vicioso del que ya no quiero salir.
Es lo que ocurre cuando se te cruza un ángel por el camino, aunque sea el caído.

martes, 26 de octubre de 2010 a las 7:26 p. m. , 2 Comments

tu sei per me la più bella del mondo

lunes, 25 de octubre de 2010 a las 12:56 p. m. , 0 Comments

Hábitos tóxicos (latigazos placenteros con Intereconomía)

Cada día suelo dedicar unos cinco, diez minutos a patearme el hígado, hemolizarme el progresismo que llevo en las venas y ulcerarme el concepto de libertad de expresión. Por puro sadismo. Como cuando leí los primeros treinta días de “120 jornadas en Sodoma”. Y cada día exploto un poco más mi depravación con esos minutos viendo Intereconomía, y en una libretilla mental voy apuntando esa manera emergente y engominada de insultar, que tan elegante les queda con sus corbatas gruesas y aires aristocráticos. No me conozco los nombres de estos académicos de la lengua viperina española, estos lumbreras católicos, ultras en conserva, machistas y machotes, muy machotes. Tampoco es cuestión de malgastar la memoria.
Fue especialmente tóxica la sesión de ayer, cuando, con un manoseo oculto de testículos, silabeaban y vertían babas envenenadas sobre el nombre de la ya ex-ministra de igualdad. Por la saña y sordidez de sus palabras deduje varias anotaciones: primero, que les pone cachondos esta señora; segundo, que sus esposas no les permiten el sexo anal y eso les frustra extremadamente; y por último, que no es necesario licenciarse para poder ser colaborador (no ya en telecinco, válgame dios) sino en una supuesta cadena seria como atestigua su nombre.
Hay quien se machaca el cuerpo a abdominales, o que se alquitrana los pulmones a base de cigarrillos, o que se embadurna las arterias con colesterol. En fin, todos tenemos hábitos discutibles. Lo mío es la resultante de laceración mezclada con placer. Pero lo de estos señores... miren, un consejo médico, háganse ver lo de la misoginia.

jueves, 21 de octubre de 2010 a las 8:48 p. m. , 4 Comments

Cruce de caminos



Era un suave balanceo lo que me recordó a ti.
Bajo las deshilachadas hojas de un árbol anónimo... No, mentiría si dijera que no miré su ficha técnica, pero no quise romper la magia del momento sin ti, pero contigo, y no apunté su nombre y apellido. Bajo la intermitente caricia del sol, como el hipnotizante movimiento del péndulo del ilusionista, me olvidé de todas las canciones que suenan a octubre, del caprichoso collage de los rojizos, marrones, amarillentos y verdes pajizos de los árboles, de los labios resecos por el viento solano, de la ternura de este otoño. Intenté oscurecer el ambiente, recortarme de la estampa del parque, pegarme a tu cuerpo dentro del coche, mucho... mucho tiempo atrás, y sudar con aquella ansiedad, un Piazzolla esquivando notas de lo insubstancial, en mi mente, sólo en mi mente, palabras escurridas de cualquier sentimiento... Y no, supe que ya nada era igual, ni lo rasgado que sonaban los bufidos del deseo, intenciones tan intermitentes como las ramas y su vals, ni lo áspero de tus excusas mal nacidas, peor dichas, fuera de lugar aquellos arañazos que se ensañaban contra caricias asustadizas.
Ahora te miro más de frente que de lado, y me maravillo con la empatía de nuestros cuerpos al pasear. Ahora me importa el calor, y mucho más lo cálido; y más que el gemido incluso grito, el suspiro, el susurro, todo lo no dicho, lo que expelen tus labios sin sonido, en un atisbo por eludir los oídos de tu dios, como quieras que llames a tus miedos. Me importa Piazzolla, pero sólo si me inspira amor, que ya se nos pasó la época del roce astilloso de dos maderas dispuestas únicamente a quemarse por fricción, sólo para arder en segundos y carbonizar ilusiones temporales, ahora hundo mis manos en tierra fértil, sembramos tímidas varas erguidas de ilusión mantenida, quizás se envíen brotes para contactar y encaramar un futuro desnudo de lo tangencial... Hoy sólo pretendo cruzarme a conciencia, con escandalosa evidencia, trazar mil remolinos a tus curvas, ya vale de tangentes, probemos con puntos coincidentes, probemos a tachar con atenciones la indiferencia de nuestras líneas paralelas.

martes, 19 de octubre de 2010 a las 10:55 a. m. , 0 Comments

Russian Red - Loving strangers

Loving Strangers Russian Red -



y mucho más.

lunes, 18 de octubre de 2010 a las 7:51 p. m. , 0 Comments

Zenet - Soñar contigo

Déjame esta noche soñar contigo, déjame imaginarme en tus labios los míos, déjame que me crea que te vuelvo loca, déjame que yo sea quien te quite la ropa, déjame que mis manos rocen las tuyas...
Contigo, una buena canción se convierte en un solemne himno a todo lo que te deseo.



La melomanía, y las noches de sueños que le debo a este colega, me obligan a decir algo sobre este magnífico cantante, sobre su versatilidad y sin embargo, de identidad clara y concisa. Andaluz, por no decir malagueño, y unas canciones con chulería y desparpajo del que llaman Sinatra andaluz. No puedo más que aconsejar su álbum, “Los mares de la china”, pero eso ya será otro día, aparte de otras recomendaciones pendientes, como el nuevo de Javier Limón, “Mujeres de agua”, o el de Tomatito con la Orquesta Nacional de España, “Sonanta suite”, son esas músicas españolas que huelen a especias de todo el mundo.

viernes, 8 de octubre de 2010 a las 9:47 a. m. , 2 Comments

Leif Ove Andsnes - Rachmaninov Piano Concertos 3 & 4



Salió a la venta ayer. Leif Ove Andsnes con la LSO y Pappano, terminando aquello que empezaron hace años, los conciertos para piano de Rachmaninov. Lo he visto hace unos minutos, los justos para haber escuchado ya el primer movimiento del concierto nº 3, y siento ese histrionismo de adolescente de los 60's ante un nuevo disco de los Beatles.
Antonio Pappano – Piano Concerto No.3 Op.30: I. Allegro ma non tanto  aquí el link para quien tenga spotify.
Y bueno, a ver cuándo las fabulosas tiendas de España lo traen para que mi histerismo se desate por completo.
Por cierto, el momento del vídeo aún no he podido mirarlo, son esos minutos en que hay que cerrar los ojos.

martes, 5 de octubre de 2010 a las 7:55 p. m. , 0 Comments

Remolinos de desatino





Hay un papel con jirones de todo lo que echo de menos de ti, roto, rasgado por lo incisivo de extrañarte, consumido por partes, de lo ácida que es tu ausencia, de los besos no consumados y acumulados, con tinta vomitada, por lo indigesto que es el mundo sin ti.
Hay un papel al que recurro, manchado de mis anteriores visitas, de tus coincidentes huídas; un papel revuelto de sensaciones sin palabras, por lo indescriptible que es recordarte y no tenerte delante, porque no sé quejarme de otra manera, sólo tomando la pluma negada a escribir y forzarla a que fluya su negrura, y descargo con ella la violencia de no tenerte, penetrando el metal en el papel, y en el siguiente, en el subyacente, en los sucesivos, y en cada punto y seguido se detiene, quejosa, quejica, sin tinta, y comienza de nuevo el remolino de querer decirte algo, de lastimarme la piel que grita por tus manos, eso de desear y no poder, el egoísmo de mirarme el ombligo, y hago concéntricos círculos sin objetivo, consecutivos y sin levantar la línea, los llaman remolinos...Para mí es todo lo que no tengo contigo, que hasta eso extraño, hasta los momentos no compartidos.

domingo, 3 de octubre de 2010 a las 11:00 p. m. , 2 Comments