Cuatro letras: ARDE



viernes, 21 de agosto de 2009 a las 1:10 p. m. , 0 Comments

Stand by

No se llama Carolina, ni Michelle o Lucía, pero tiene nombre de canción. Qué más da su inicial, si no es la que dibujaré junto a la mía. Qué importa lo que escriba, si no lo va a leer.
Tiene no-sé-cuántas letras, todas cargadas de mis maldiciones, de mis deseos. Miente su horóscopo, y todo lo que su nombre significa, todo lo que en su mano se lee, todo lo que sus ojos dicen. Mentiras lo que sale de su boca, fraudulentos sus besos. Sus promesas se han convertido en deudas, y mis intenciones en fracaso. Borrando su número, escondiéndome de su incoherencia y recitando en voz baja todos sus defectos, alimentando un odio que no consigue germinar, sin lograr darle la patada en el culo por la que mi Razón aboga. Esperando, tal y como mi Corazón exige.

miércoles, 12 de agosto de 2009 a las 1:57 p. m. , 0 Comments

Adios... ayer

Ni me esfuerzo en redactarlas. Esto es lo que me ha salido para ti, y así lo dejo, con ello te dejo.
Lejos.
Divergentes. No convergentes.
En dirección contraria.
Diferencias.
Sordera, o que no quieres enterarte.
Libro con garabatos.
Evasión.
Divagas.
Ignorancia.
Bruma, turbidez.
Falta de intensidad.
Vagas intenciones.
Frío…frío.

a las 1:53 p. m. , 0 Comments

Tonalidades

Buscando jazz, encontré a los Guns and Roses…

Y recuerdo el golpeteo de la sangre en las sienes al correr, la sequedad en la garganta, los calambres.

Y recuerdo cómo me insultaba y reprochaba a mí misma ser tan débil. Cuando, exhausta, me forzaba a acelerar al final de la canción. Degradaba, a cada paso, lo poco que quedaba de mi entereza, me desprendí de mi dignidad en algún momento, y en la siguiente vuelta la pisoteé. Luego vi un mendigo desechándola, y descubrí a un perro mordisqueándola. Me fustigaba por mis pensamientos, desafortunados en el tiempo, incoherentes con la realidad… fantasías, al fin y al cabo. Y convertía todos los castigos en algo material, necesitaba sufrir físicamente para evadirme de lo estúpida que me veía. Y corría. Más de lo que pensé que pudiera. Me sometí ante el sol del verano y los treinta y tantos grados cordobeses. Desfallecer me estimulaba para un último spring más intenso, y la crudeza del sonido Guns acompañaba a mi masoquismo; sustituí por completo el sonido de pájaros y agua por unas guitarras abanderadas del hard rock. Hard. Eran días en los que me volví inmune a los perros del parque, a los atardeceres bellos, a lo mullido del césped. Mis pies sólo trotaban por el acerado, y bajo ellos, el alma. Ignoré todo lo bonito de mi refugio, y puse fronteras donde sólo hay un bordillo. Me quedé fuera, con las hileras de anuncios y farolas que dibujan la cuadrícula de nuevas urbanizaciones, donde se crían grúas como hierba en el campo, y el telón de fondo parece el mismísimo infierno.



Un par de meses después, las manos que me dieron vida están tejiendo algo que se parece a mi dignidad, aunque ella sólo hable del chaleco verde. ¿Verde, mamá? Sí, niña, verde, ¿no es el que más te gusta? Sí, es verdad, verde esperanza.

a las 1:49 p. m. , 0 Comments

Adelfos - Manuel Machado

[…]
Mi voluntad se ha muerto una noche de luna
en que era muy hermoso no pensar ni querer…
Mi ideal es tenderme, sin ilusión ninguna…
De cuando en cuando, un beso y un nombre de mujer.
[…]
Manuel Machado


a las 1:47 p. m. , 0 Comments

Macotilla y chivata

Ayer visité tu lápida, una vez al año, como manda la tradición. Tu recuerdo lo frecuento mucho más. Siempre compruebo que no te hayan puesto símbolos religiosos, ni a la abuela tampoco. Pero ten cuidado, dios te acecha, a jesucristo lo tienes en todos los nichos de alrededor. Nunca nos dijeron que te habías ido al cielo, sabíamos que te quedaste en La Casilla, escondido, observando los conejos del leñero corretear, o echando un paseo al arroyo, con tu inseparable macotilla y perenne olor a Black Suede de Avon. Prefiero hablarte mirando hacia la tierra que fue tuya, que hacia el cielo que nunca visitaste.
Si hubieras vivido más tiempo, habríamos discutido mucho, lo sé. Tenías muchos, muchos defectos, casi todos los posibles de los hombres de tu época, y yo todos los posibles de una chica de mi edad. No hubiéramos congeniado bien. Pero me gusta pensar que te sentirías orgulloso de cómo pienso.
Recuerdo los sorbos que me dabas de cerveza shandy, tu navaja, tu llamativa verruga, los parches de nitratos para tu angina de pecho, tu chivata, o cuando me sentabas en tu pierna para seguir el juego de cartas y decías – no toques, esto es para los mayores-, cuando tocabas la zambomba y cantabas villancicos picarones.
El día que te fuiste fue extraño. A pesar de tener un ligero concepto de la muerte, no supe de la profunda tristeza de mi madre hasta que llegó a casa y estuvimos comiendo con la tele apagada. Ver el monitor negro, inanimado, y nuestras siluetas reflejadas en él, me dio a entender la gravedad de la situación. Estuvimos así unos días. A la abuela la visitamos al domingo siguiente; yo temía ese momento, porque me la imaginaba derruida, pensaba encontrarme una persona totalmente diferente respecto a nosotros, oscura y vacía, sin sus detalles de abuela, y por qué no decirlo, sin sus caramelos. Ver en ella una sonrisa al recibirnos en el porche me tranquilizó. En un momento en que los mayores no me hacían caso, me escabullí y fui a tu habitación, acudí al cajón de la cómoda en que guardabas tus parches, y cogí uno, pero la cremita ya no estaba.

a las 1:43 p. m. , 0 Comments

Tu concavidad

I love you... I´ll kill you - Enigma.

La afilada silueta de la luna recién nacida, creciente, casi inapreciable en el cielo del anochecer, recortado por las suaves lomas de la campiña, terrenos salteados de escasas encinas, terrenos ávidos de agua, sedientos de vida…
Así, viajando por la carretera, se va descuartizando lo que es ahora mi vida… una línea que apenas se ve, una fina grieta en la pared, afilada, como la luna, guadaña en la que me froto para aliviar el picor de los últimos acontecimientos, lamiendo mis errores de la misma manera en que el tiempo ha ido suavizando montañas, lo que hoy son ondulaciones del terreno, y sed y clamor por un lluvioso otoño, que sus hojas vayan tapando lo que fue el verano, que esa capa indescriptible de folletos mojados en las aceras en un día triste y gris de lluvia oculte ansias por un cuerpo, y me embadurne de rutina.

En tu concavidad me cobijo ahora… ahí encuentro consuelo porque ese olor a rosas ya no me pertenece (nunca lo fue), en tu cara llena de imperfecciones hallo el rostro compasivo y maduro que necesito, en tus cráteres me topo con mis huellas, cuando acudía a ti, por las noches, de puntillas … Hoy vuelvo a ti, ya no sientas más celos; de nuevo, soy tuya, querida luna.



martes, 11 de agosto de 2009 a las 12:02 p. m. , 0 Comments

Vacío entre los dedos

Justo en ese momento en que creí haberte atrapado, pajarillo, cerré las manos y solo sentí el vacío salir entre los dedos, ni una pluma de recuerdo, ni un amago de vida entre mis manos.
La cara de gilipollas que se me quedó aún se refleja en los escaparates, cuando busco tu silueta junto a la mía. Pero no te equivoques, tus aleteos dispersos no trastornan mi camino. La aleatoriedad de tus intenciones sopla mucho más fuerte que vagas sensaciones, y te llevan lejos, muy lejos de mí. Las mías, mis intenciones, las he vuelto a guardar en esa cajita empapelada de periódicos, como embudo por ella discurren mis besos y susurros (whispers and moans…) todo lo que me callé, todo lo que ahogué en tu boca, todo lo que escribí en tu espalda, en escasas noches, en escandalosas horas… y esas ilusiones que no tuvieron tiempo de que germinaran las entierro como semillas, la aridez de mi huerto y la sequía de tus gestos harán el resto…
Soplo sobre la viruta de lo borrado, vuelvo a pulir mi lápiz, preparo otras páginas en blanco, inocentes, frescas, inmaculadas. Y mirando de reojo a la papelera colmada de errores, comienzo a escribir párrafos que gusten ser leídos.

a las 12:01 p. m. , 0 Comments

Pueblo blanco

La pared encalada,
áspera y resentida,
tras cada capa,
cada año que pasa.
Pueblo blanco
Andalucía estancada.
Donde el tiempo
hace un remanso,
donde el rico
hace su descanso,
y el campesino
vive amparado
con su bendito
seguro del campo.


Reducto desconfiado
de la modernidad.
Todos lo quieren así,
la vida sigue igual
De esta guisa, cada año
se vuelve a encalar,
lo que fue blanco
mañana lo será más.
Los errores se suman,
¿pero quien mira atrás?
Con este panorama,
viento en popa
y a toda vela
¿quien se queja?
El niño tiene chupete,
el viejo su pensión,
el trabajador su baja,
y el borracho alcohol.
Todos con su tapa
de tortilla de papas…

¿A quien le interesa
que yo no esté de acuerdo?
Si el presi tiene su sueldo,
y a todos nos gana
con su alegría y salero,
con las buenas pagas,
promesas de arte y talento.
El niño torero
y la niña cantante.
Venga maría,
que estoy que la regalo
que Andalucía
está Imparable!

a las 11:58 a. m. , 0 Comments

Campanadas de valores

Tras doce años de recibir enseñanzas católicas y dos años intensos de catequesis, viviendo en el seno de una sociedad que se rige por esta religión, que dictamina los periodos vacacionales, que ha contaminado el vocabulario con sus plegarias, es decir, toda una vida religiosa para quien quiera o no, a base de remachar más historia que valores, me considero apta para hablar sobre la iglesia, esa que lleva la i mayúscula.
¿Quién saca, en estos momentos de crisis del primer mundo, el tema de la situación en países que no saben lo que es crisis, porque nunca hubo tiempos mejores? Sólo lo han divulgado instituciones laicas y no gubernamentales. La iglesia, lo único que saca ahora son sus valores en bolsa y los invierte en oro (pensé que al construir el vaticano vaciaron las reservas de ese mineral).
Pero sí ponen el grito en el cielo (exclusivamente suyo) porque un niño que ha nacido va a poder prestar ayuda a su hermano, donándole células (vida) de un tejido como el cordón que suele desecharse desde el principio de los tiempos, basándose en que las otras células que eran germinadas (embriones) han sido excluidas de vida. Y se amparan en que un noventaitantos % le hemos concedido el derecho a dirigir nuestros principios, son ellos quienes deciden qué células son vida. Es como acudir a una asesoría para que tramiten y se ocupen del papeleo de una empresa, pues creen que por estar bautizados tantos españolitos les hemos entregado nuestra ética, y que legislen esa parte de nosotros, por el simple hecho de aparecer entre sus registros.
Opinan como autoridad en la materia. Acaso se imaginan el sacrificio que ha supuesto investigar y sacar adelante un tratamiento así, acaso saben de la desesperación de unos padres ante la enfermedad de un hijo.
Yo no soy experta en la materia. Y tengo mis reservas ante lo que pueda suponer la selección genética, tras leer Un mundo feliz, de Huxley, pienso que se deberán establecer casos especiales y adecuar su uso. Y, sin embargo, no descalificaré a esos padres, son afortunados, por tener esa posibilidad de curación, y valientes, por llevarla a cabo. Ese chiquitín, injusta y morbosamente llamado bebé-medicamento, es eso, un bebé que necesita el calor y cariño de una familia, y no concentrar todo el poder especulativo de la prensa y religión... buitres, si les das algo más de tiempo lo vinculan al poder de satanás…
La iglesia se retrasa de nuevo, se desmarca y, lo mejor de todo, pretende que todos adquiramos esa actitud. No sólo no lo aprueba, sino que machaca a los padres y al bebé. Todo es restringir, oponerse, contradecir y poner límites. Siempre a empujones con el que no va con ellos, con el diferente.
Llevo toda la vida escuchando sus campanadas para acudir a sus liturgias, y siempre me sonrío, porque me recuerdan a los cencerros de las vacas, ovejas, cabras, y demás bestias del campo; y, además de los mismos métodos para llamar la atención, también comparten los argumentos y las maneras de convencer.
Con la aplastante influencia que tiene en los sectores más conservadores y favorecidos de este país, porqué no dirigir la atención a los más necesitados, poned humanidad en las miradas de las carteras abastecidas y enfocad hacia los desnutridos, los mutilados de oportunidades, los huérfanos de futuro, no un niño, sino millones. ¿Qué les ocurre a los ojos de la santa sede? ¿Acaso el destello del oro reluciente ciega la visión y el corazón? ¿Qué les pasa a sus valores?

hay una poesía de Manuel Machado...
LA VOZ QUE DICE

Ven, pobre peregrino…
[…]
Yo calmaré ese ansia de vida de que mueres.
Y a la divina hora de la tarde violada
te diré lentamente cómo todo se olvida…

Te infundiré el beato miedo de los placeres…
Yo te daré el gran libro que no trata de nada,
y aprenderás a estar solo toda la vida.

- Manuel Machado -

a las 11:56 a. m. , 0 Comments

La canción del presente - Manuel Machado

No sé odiar, ni amar tampoco.
Y en mi vida inconsecuente,
amo, a veces, como un loco
u odio de un modo insolente.
Pero siempre dura poco
Lo que quiero y lo que no…
¡Qué sé yo!
Ni me importa…
Alegre es la vida y corta,
Pasajera.
Y es absurdo,
Y es antipático y zurdo
complicarla
con un ansia de verdad
duradera
y expectante.
¿Luego?... ¡Ya!
La verdad será cualquiera.
Lo precioso es el instante
que se va.

- Manuel Machado –

a las 11:55 a. m. , 0 Comments

Dire Straits II (el farol del tipo duro)

Y gracias a ellos, recupero esa dignidad que tienen los tipos duros, seguridad en que podré con lo que me echen, y tras la bofetada me retiraré con desprecio el hilillo de sangre de la comisura, pondré cara de “ve rezando lo que sepas” ó “echa a correr” ó “tienes suerte, hoy no quiero mancharme con tu sangre”. Y con sus acordes de guitarra acompañando mis pasos firmemente, me han enseñado a quitarme el polvo si me caigo, a equivocarme sin dilaciones, a acortar mis frases con imperativos contundentes, escasos en adjetivos, parcos en tonalidades, y observar, mirar mucho, hablar menos, y aguantar. Si algo los caracteriza, aparte del cigarro a punto de caerse en cada golpe de voz y tener esa capacidad para doblar las cosas (barras de hierro, las latas, el whisky, los pares de huevos…) es la alianza que tienen con el dolor, soportar las adversidades, estoicamente, esto es, con esa mueca que se aprende viendo muchas pelis de Eastwood, como diciendo “me estás jodiendo, pero puedo con mucho más”, es ir sobrao por la vida, sabiendo que te falta todo, y que lo poco que tienes está nadando en un sucio charco de alcohol y gasolina. De ahí, de esa pobreza sentimental que hiede a soledad, que sus gestos surcados por el sudor y chulería adquieran toda la fuerza que necesitan para convencer. De ahí, que su pasado esté resumido en una foto desgastada, que su futuro esté en los dólares que lleva encima, y su destino vaya repartido entre las 7 balas de su revólver. [[Y sin embargo, parece que nada los detendrá, con esa fuerte impresión de que conseguirán lo que se proponen…
Porque a veces, la apariencia lo es todo. ]]

a las 11:52 a. m. , 0 Comments

Dire Straits I (de vuelta a casa)



La plasticidad de algunas canciones para ser invadidas por recuerdos puede resultar molesta, la canción pierde su identidad, y sólo es reflejo de una situación, de un olor, de un tacto, de unas sensaciones, pero todo amañado por el pasado, un pasado que quizás no es el más indicado para este presente. Muchas quedan impregnadas por el momento, y en eso se quedan, en atisbos de lo que fue, chispazos, en recuerdos, nostalgias y sonrisas resignadas de vagas ilusiones que un día lo fueron todo. Son esas canciones, discos enteros que acompañan a fotos, detalles, letras.
Por suerte, tengo a los Dire Straits. Quizá sea de los sonidos, el que más íntegro se mantenga a lo largo de mi vida. No por eso es mi favorito, ni es imprescindible en mi coche, ni frecuenta mis oídos. Pero cuando pretendo recuperar algo perdido entre mis ficheros, reciclarme y limpiarme de factores externos, orientarme en la dirección que llevaba hasta entonces, encontrar esos puntos suspensivos que, al seguirlos con una línea recta, dibujan la flecha de mi brújula - - - - à cuando ocurre que te desviaste por alguien, y ves que no mereció la pena, que ese camino no era el tuyo, vuelves atrás, sobre tus huellas, hasta ese punto de inflexión, donde se reúne lo auténtico de cada uno, y te sientes en casa, y prestas atención un instante.. y sí, están sonando los Dire Straits. Un sonido de vagabundos y trotamundos, sí, un country rodado sobre la carretera… y en eso pienso, en el rodar del coche, de noche, las luces deambulando a cada metro, introduciendo un poco más de camino, poco a poco, para que no te atragantes, así, tranquilamente, devorando con calma el trayecto, suave… no tiene un ritmo frenético, los pasos, las emociones se van instalando como esos puntos suspensivos que ansías, como las migas de pan de pulgarcito, y te llevan de regreso a la esencia.

a las 11:45 a. m. , 0 Comments

un... dos... tres [ ]

En todo el mundo, cada año 10 millones de niños mueren
antes de llegar a los cinco años de edad, lo que quiere
decir que un niño muere cada tres segundos. Cerca de
cuatro millones de niños mueren durante los 28 primeros
días de vida, lo que se conoce como período "neonatal".
Tres millones de bebes mueren durante la primera semana,
incluyendo los dos millones que mueren el primer día.


Me encontraba en pleno centro de la ciudad (ése que está determinado por el Corte de las Ingles), bolsas de compras que identifican a dos clases sociales, Los que pueden y Los que aspiran a poder; mientras me deshacía de telarañas de ofertas y descuentos, escuchaba en una emisora (Radio 3, por cierto, decepciona a sus antiguos oyentes) el programa En un mundo feliz, que hacía mención a un informe reciente de una ONG, Save the children, donde recordaba cifras y cifras de dolor lejano (L E J A N O... A J E N O...cuestión de ordenar letras), que ya nos suenan, cifras que mañana se mezclarán con los mismos números de otros temas, pero que nunca compartirán las mismas páginas e importancia que un "3´1421" , "G7", "10 mandamientos", "11S", un "12-1 contra Malta", un "los 15 de la eurozona", "el 23 de Jordan", "los 40 principales", "90-60-90", "1492 d.C" y así hasta llegar a los 700.000.000.000 euros del plan Bush para salvar la economía global. Es igual, hoy lo lees y mañana ya no lo recordarás como esas otras cifras, al fin al cabo comparten simbología, son números, pero detrás de ellos se esconden, uno a uno, niños que no tendrán más destino que morir. Pero tienen tan mala fortuna que no tienen la piel clara, que no saben lo que es un código de barras, que no tienen tarjeta de crédito, ni Ipod, ni PSP, ni apellido, ni bandera, no saben lo que es triglicéridos ni síndrome post-vacacional; tienen la mala suerte de que nosotros ya hemos asumido de que ése es su destino, y lo peor de todo, ellos también.
Dentro de toda la impotencia que se me instauró, de mirar la frivolidad de todos esos que portaban bolsas en pleno centro, lo peor fue mirarme y ver que yo soy una de ellos, que yo también tenía un ticket en el bolsillo y una bolsa en la mano. No era una pesadilla. Es la realidad. Impotencia, frivolidad, hipocresía. ¿Qué puedo hacer, si sé que no cambiaré nada? Es la maldita encrucijada de los que pensamos en esas cosas. Me doy de bruces con esas dos grandes sentencias que son "la ignorancia es la felicidad" porque miraba a los demás y no me encontraba con el reflejo de alguien repugnado por llevar una bolsa, y "si decides cambiar el mundo, antes da una vuelta por tu casa", no puedo instigar a nadie a cambiar, si me resisto a despojarme de la palabra "confort".
Lo que sí decidí es romper mi silencio y retiro virtual por ellos, no por los números, sino por los niños. No pido que cambies nada de tu vida, porque dudo que yo lo haga, pero de vez en cuando cuenta 3 segundos, un dos tres [ ], un dos tres [ ], y después intenta recordar qué te preocupaba tanto...
(Para acceder al informe de Save the children:
http://www.savethechildren.es/interior.asp?IdItem=1166).

Coldplay - Politik (Live 2003)

viernes, 7 de agosto de 2009 a las 1:08 p. m. , 0 Comments

Agua... Esencia

Hoy (ayer), un mal día, días extraños los que estoy viviendo, o más que viviendo, verlos pasar, simplemente dejo pasar la vida por encima, la veo rodar como huracán, rozándome en la cara, pero sin involucrarme en ella, sin introducirme en su torbellino.; hoy, un día en que mi boca no podía dibujar ni un abstracto boceto de lo que podría ser una sonrisa; hoy, que nada me podía sacar de mi ensimismamiento; hoy, que necesito correr para dejar escapar esto que ya no merece la pena, exhalar el último aliento de algo que expiró antes de existir verdaderamente, y liberar tensiones de aguantar situaciones que no me aportan nada; hoy, que acudí a mi parque a recuperar identidad, dignidad, fuerza y coraje, para hacer las cosas a mi manera. Hoy, que no esperaba ya nada de agradable, me encontré con la graciosa estampa de un perro muy parecido a la mía, los mismos andares rezagados, la cadencia de su cola, buscando el pequeño estanque de agua, sumergiéndose en él en varias ocasiones, y cada vez, a la salida, se sacudía y retozaba en la hierba patas arriba, como la mía. Todo lo que me evocaba a mi perra, y todo lo que disfrutaba me colocó una sonrisa franca. Pensé que era un buen momento para dar por terminado el día, el sol ya se había ido, e inicié el camino al piso, pero las risas de un bebé jugando con el salpicar del agua me detuvieron, y de nuevo, otro recuerdo de mis críos, de todo lo que me aportan, incluso en la distancia, incluso con el pensamiento, y de nuevo, otra sonrisa, y otra mirada a mi interior, a todo lo que albergo en él… mis cosas pequeñas… esas pequeñas cosas que hacen recuperar la esencia cuando se esfuma. Mi esencia… mi pueblo, mi campo, la chimenea, las migas, los espárragos, las risas, el hogareño desorden de mi casa, la barriga de papá, la mueca de mamá, el juego de silencios y guiños, los simpsons, la pelea de todos los días, lanzarle las galletas a mi perra, los hurtos de comida, agua del grifo, manolo escobar, la mancha del mantel que no se quita, las cosas sencillas… la esencia de la vida… todo discurre con el agua; el agua que limpia, que sana. Agua, que siguiendo tu recorrido, me llevaste a mi esencia y me diste todo eso que estaba buscando. Identidad, dignidad, fuerza y coraje.
… y entonces las aguas volvieron a su cauce.

a las 1:07 p. m. , 0 Comments

Proverbios (II)

- Cuando apuntas con el dedo, recuerda que otros tres dedos te señalan a ti. (Proverbio inglés)
- Si caes 7 veces, levántate 8. (Proverbio chino)
- El cuándo y el pero es la herencia de los tontos. (Proverbio italiano)
- Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da 3 vueltas por tu propia casa. (Proverbio chino)
- Si un hombre te dice que pareces un camello, no le hagas caso; si te lo dicen dos, mírate al espejo. (Proverbio árabe)

a las 1:06 p. m. , 0 Comments

Asincronía

En otras ocasiones, de los 22 otoños que he visto llegar en mi vida menos los que no recuerdo, el verano se despidió con una tormenta de las que llevan su apellido, a pesar de que en los santos asalte un último latigazo de calor cordobés. Otras, simplemente va bajando la temperatura. Aunque, como siempre, la asincronía de las temporadas textiles y la meteorología nos trastorna nuestro pobre sentido de la orientación, desde primeros de agosto, las tiendas sacan sus saldos, abotonadas chaquetas, pana, terciopelo, cuero, piel de leopardo, piel de lagarto, y continúan con los tonos marrones y demás para un otoño/invierno que inventaron hace dos años.
Desde mediados de agosto empiezan a bombardearnos con las interminables colecciones de fascículos (hágalo usted mismo y siéntase útil, desgraciado desempleado…, sí usted, el que no sabe cambiar los pañales de su bebé, podrá construir el auténtico coche de Alonso de esta temporada que no ganará, o la Armada Invencible que… bueno, ya sabemos lo que pasó, no hace falta hacer leña del árbol caído).
Los que sí cumplen con las fechas son las cadenas de televisión, las temporadas comienzan a la vez, los bodrios veraniegos los quitan a la vez. Ahora no, porque de la tele ya no me interesa casi nada, pero de pequeñaja me fastidiaba mucho eso, cuando era verano y podía quedarme hasta terminar la peli de la noche, se iban los directivos de las televisiones y nos dejaban con toda la reserva de la serie B, y las pelis buenas las concentraban justo al acabar las vacaciones… nos preguntan mil cosas en mil absurdas encuestas, ¿por qué no se cuestionan este tema en serio? Pónganse en el lugar de los que tenemos que madrugar, por favor. De nuevo, asincronía.
Corticoles me ha decepcionado este año, no me convencen los repipis vestidos a lo indiana Jones, no sé, es cuestión de coherencia, ¿no? ¿Dónde quedaron los uniformes de cuadros escoceses, el verde botella y rojo, las faldas plisadas, los náuticos, las camisas impolutas? Esto ya no es lo que era, ays, aquellos tiempos en los que los pijos eran pijos, y los demás éramos unos arrastrados, pero bueno, ¿no queríamos igualdad? ¿rebajar la diferencia social? Hoy, los jeans más sucios, desgarrados y arrugados son los más exclusivos, y los que salen inmaculados de la fábrica, nadie da un duro por ellos. ¿Dónde han quedado los roles? Pues toma igualdad social. La culpa la tienen el gobierno, por tanto derecho social, y los ricos por echarse a perder… ¿A quién tomamos como modelo la clase media? Si ahora la clase alta le ha dado por copiarnos, y sigue teniendo éxito! Nosotros llevamos los vaqueros desgastados desde que se inventaron, y no nos aplaudieron… no es justo. Ahora que los chinos nos han dado la oportunidad de lucir sus marcas, sus ropas, sus perfumes… ahora cuando podemos alcanzarlos por un precio asequible, se nos vienen abajo… Lo dicho, asincronía.
Un último apunte. Ahora que me estoy enamorando, ¿dónde se han metido las canciones de amor? Ahora… ahora que exhalo amor cada vez que suspiro, que necesito cursilería (mucha más) por mis venas, que acompañe mis versos, ahora que anhelo una balada empalagosa para saciar mi espíritu pasteloso, ahora, ahora que soy motivo de mofa por mi cara de bobalicona, ¿dónde están esos petardos convertidos en canciones que pringuen con su empachoso dulce el ambiente? Yo les diré, las están reservando, para el próximo fracaso de cualquiera. Me acribillaron con sus pasteleos en la última vez, cuando los besos en la TV me escocían, cuando los arrumacos me irritaban y me moría de envidia por todas esas manos cogidas, y justo entonces, salieron al mercado innumerables recopilatorios de baladas, con títulos babosos y repugnantes carátulas de parejas besándose, y las emisoras se los repartieron y me acosaron con sus “I will always love you” “I just call to say I love you” “Unchained melody” y demás mamarrachadas del romanticismo. ¿Dónde están ahora? No… este mundo no tiene sincronía.

a las 1:05 p. m. , 0 Comments

trastorno

has desbaratado mi seriedad
desarmas toda mi voluntad
me transformas en simple payaso
de la locura que me has inyectado
tu voz hecha sensualidad
tus palabras buscando intimidad
de los ángeles nada has heredado
que tú vienes del mismísimo diablo

a las 1:03 p. m. , 0 Comments

la fiera

[Escualo - Astor Piazzolla]

la noche se manifiesta oscura
no se ha presentado la luna,
y a mí se me hace eterna
desde que nació en mí el deseo
aumentando mis pupilas negras
con intención de dejarte un reguero
cuello abajo… hasta tus piernas
de estos labios derretidos en besos
devorarte como si fueras mi presa
yo… y dentro de mí, la fiera.


a las 1:00 p. m. , 0 Comments

Me sobra el corazón - Miguel Hernández

Hoy estoy sin saber yo no sé cómo,
hoy estoy para penas solamente,
hoy no tengo amistad,
hoy sólo tengo ansias
de arrancarme de cuajo el corazón
y ponerlo debajo de un zapato.

Hoy reverdece aquella espina seca,
hoy es día de llantos en mi reino,
hoy descarga en mi pecho el desaliento
plomo desalentado.

No puedo con mi estrella.
Y me busco la muerte por las manos
mirando con cariño las navajas,
y recuerdo aquel hacha compañera,
y pienso en los más altos campanarios
para un salto mortal serenamente.

Si no fuera ¿Por qué?... no sé por qué,
mi corazón escribiría una postrera carta,
una carta que llevo allí metida,
haría un tintero de mi corazón,
una fuente de sílabas, de adioses y regalos,
y ahí te quedas, al mundo le diría.

Yo nací en mala luna.
Tengo la pena de una sola pena
Que vale más que toda la alegría.

Un amor me ha dejado con los brazos caídos
y no puedo tenderlos hacia más.
¿No veis mi boca qué desengañada,
qué inconformes mis ojos?

Cuanto más me contemplo más me aflijo:
cortar este dolor ¿Con qué tijeras?

Ayer, mañana, hoy
padeciendo por todo
mi corazón, pecera melancólica,
penal de ruiseñores moribundos.

Me sobra corazón.

Hoy descorazonarme,
yo el más corazonado de los hombres,
y por el más, también el más amargo.

No sé por qué, no sé por qué ni cómo
me perdono la vida cada día.


- Miguel Hernández -

a las 12:51 p. m. , 0 Comments

Crowded House - Whispers and moans

martes, 4 de agosto de 2009 a las 1:13 p. m. , 0 Comments

Dime...

Dime qué te propones conmigo,
en qué usarás tu dominio;
yo, que sólo pienso en lo mismo,
en compartir lo más íntimo,
en llevar a cabo este delirio.
De mí te llevas lo más bonito,
lo mejor de todo lo que he sido.

Mi cordura ha desaparecido
dime sino se ha ido contigo,
junto con todos mis prejuicios
hacia un rincón escondido
de la ribera de nuestro río;
allí, donde lo todo lo negativo
fluye con el agua, de camino
al estanque del olvido,
donde el agua hace remolinos
tragándose parte del libro
de nuestros errores escritos;
allí, donde sólo queda el sonido
de unos besos muy sentidos.

a las 1:11 p. m. , 0 Comments

Horizonte candente


a las 1:06 p. m. , 0 Comments

Tren desbocado

Estrella fugaz

que de mi boca
arrebató un deseo
y empujó con desenfreno
lo que es ahora
un tren desbocado,
antes… mi alma.

Pequeños bocados
los que yo quisiera darte,
fruta lejana.
No, no escuches
lo que intento
que no salga.

Estrella fugaz

te pedí tres anhelos
pero con éste me basta.

a las 1:03 p. m. , 0 Comments

Yo-Yo Ma plays Morricone

Hace poco tropecé con este disco. Bendito tropiezo. Lo llevo escuchando del tirón días y días, y no me canso, y cada vez encuentro en mí más emociones por culpa de ese chelo.
Yo-Yo Ma & Ennio Morricone - Nostalgia
El disco se llama Yo-Yo Ma plays Ennio Morricone.


a las 12:57 p. m. , 0 Comments

Misiles "El Macarrón"

Cuando juegas con un niño, descubres lo sencilla que puede ser la vida. Ya lo sabía, pero anoche me tocó más la fibra, debido a la actualidad bélica.

En mitad de un feroz combate, entre mi ejército de soldados de las guerras mundiales (alemanes y americanos) supervisados por los generales la cabra Manuela y Porky el cochino (animales de granja S.A.), contra el ejército de mi sobrino, los temibles indios y vaqueros americanos, dirigidos por los capitanes de bando Supervaca, el elefante y la mula de Sancho Panza, nos encontramos con el problema de estar sin munición para derrotar al enemigo. Solucionado el dilema con misiles tierra-tierra marca “el macarrón”, comenzamos a bombardear los focos activos de insurgencia del otro combatiente, disparando de manera ordenada y guardando turno, como deben ser las cosas, claro está. Mientras, íbamos recogiendo parte de la munición disparada y reutilizándola (que los recursos alimenticios, digo, armamentísticos también andan en crisis), pero no contábamos con un enemigo común, mi perra. Se animó a participar en la batalla, de forma que tras oler una bala perdida, se dedicó a comerse todos los macarrones desperdigados. La cara del niño era un poema. Con angustia y desesperación, clamaba por la retirada de aquella intrusa devastadora, que estaba acabando con el programa de reciclaje de misiles, y literalmente devoraba toda la munición perdida. Casi llorando, el chavalín me preguntaba ¿por qué se come los misiles? Y yo no podía responderle, tronchada de la risa.

Tras calmarme un poco, y con el juego reiniciado, me dí cuenta de lo que un juego podría enseñarle al mundo; si todo fuera así de fácil, como que los misiles fueran macarrones… o que simplemente, Porky Bush y Supervaca Putin se pusieran de acuerdo, y volvieran a pastar por la granja, en lugar de bombardear jugando a ser personas, cuando no dejan de ser animales.

a las 12:54 p. m. , 0 Comments

un achuchón

Sé lo que es un mal día, o estar de bajón. Dale un achuchón al ánimo, y búscate algo de La Casa Azul, básicamente es música happy de la vida, cursiladas con un punto irónico, pop chicle muy juguetón. Si quieres estar un rato en los mundos de yupi, es el camino más directo. A mí me funciona a dosis mínimas todos los días, si abusas te empacha. Por cierto, no caigas en el error de creer que los chavales de los video-clips son los integrantes del grupo, son actores que parodian su propia canción, el que lleva todo el peso del proyecto es un tal Mickyway...el nombre lo dice todo.

www.myspace.com/lacasaazulband



a las 12:33 p. m. , 0 Comments

de máscaras y malabares

Perdí la cuenta de las veces que desvié la mirada para no mirar esos ojos que me topaba a cada instante. Muchas, también, las ocasiones que evité ponerle nombre a algo que ya tenía el suyo. Soñaba lo que negaba la realidad, y de pronto me detenía ante el abismo de dos pares de ojos inyectados de conciencia.
Tanto me quejé de no encontrar el espíritu enmascarado, que tuve que disfrazar el mío, y entrar en una fiesta donde nadie conocía a nadie.
En medio de todos, me arrebató la máscara, trazó un puente colgante a lo largo del abismo, me incluyó en su mentira, y yo ya no dije más verdades.
Reinventé mis principios, hoy el comienzo está en su km.0. Ahí empiezan todos los caminos que quiero recorrer.
Conozco demasiado su parte oscura, de dark rock, lo más sádico de lo gótico, lo alternativo de lo raro… tanto que hoy ya no necesito linterna para entrar en la tumba donde muere la conciencia que nos apartó tanto tiempo, donde nos desnudamos de disfraces, donde simplificamos el cuerpo, y nos libramos de laberintos de mentiras, y dejamos los malabares para las mentes de los que no saben qué pensar cuando nos ven.

a las 12:32 p. m. , 0 Comments

Amnesia




Cada día amanezco con la conciencia trastornada. Lo último con lo que me dejas es ese frasco, vacío cada mañana, que dicta No Beber. Lo demás pertenece a mi amnesia. Qué puedo contar de coherente. Me devuelves cada noche a mi cama, sin ropas, sin recuerdos, sin fotos, sin palabras escritas, sólo con la próxima cita tatuada en lo poco que me queda de lucidez. Quisiera que entonces sonara una de las muchas canciones que a lo largo del día me recordaron a ti, pero no importa. Se me olvida todo lo que quería decirte, ves mi cara de angustia por no recordar, te ríes y se me olvida hasta el nombre. Desconozco lo que hacemos en esa hora olvidada de la noche, entremezclada en la madrugada, ni lo que me haces decir. No busco luna en la que hallar tu reflejo, ni el lucero que más brilla para ponerle tu nombre, no persigo estrellas fugaces para pedirles deseos… sin darme cuenta, todo lo he encontrado en ti. No tengo la necesidad de flanquear corazones con nuestras iniciales, de ponerle fecha a algo eterno. Anulas mi cursilería, simplificas todo lo que siento, concentras en pocas líneas el boceto de este sentimiento que está naciendo.


a las 12:24 p. m. , 0 Comments

No lo sabes, que...

Consumo a Piazzolla sin medida, la noche de cada día que no te he tenido.
No tienes idea de lo salvaje de mis sueños, de mi inconsciente, de mi consciente.
Ignoro la luna, el cielo, el ramito de violetas, cuando ese día no te vi.
Desconoces todo lo que escribo en tu espalda, a tus espaldas.
Destrozas la cuadrícula que dibujo esperando verte aparecer.
Lloro cuando te vas.
Mis dedos se van contigo, enredados en tu pelo… devuélvemelos.
Tus curvas se vienen conmigo, enredadas en el violín que hoy nos acompañó.
Me dan igual tus palabras, si no las veo derramarse de tu boca… porque no te escucho, porque finjo estar sorda, porque me gusta leerte los labios; porque no te miro, porque miento cuando digo ser ciega, porque me gusta tocarte la cara; porque no corro, porque aparento estar coja, porque me gusta ir lento a tu lado, porque me gusta alargar el paseo, porque quiero estirar nuestro tiempo.
Me dijiste que imaginabas cuánto te quiero; perdona cariño, pero tú no sabes nada.

a las 12:20 p. m. , 0 Comments

Mallorca




He tenido la suerte de contar con un itinerario a la carta, con lo fundamental para 6 días, una idea de cada zona de la isla. Gracias tita, por el itinerario y por todo.


Mallorca es un destino donde gastar mucho dinero, donde ahorrarse unas pelas en cada sitio es muy difícil. Hay mucho de qué aparentar. Pero cuatro estudiantes no pueden tener unas vacaciones como los guiris, por lo que es necesario tirar de nevera, comida casera, sombrilla, y pocos souvenirs. Aun así, estoy más que segura que nos hemos traído unos recuerdos que en un hotel pensión completa no se hubieran dado. Si el objetivo es hacer turismo por la isla, el coche de alquiler es indispensable. Para quien se lo plantee, HiperRentACar ha sido una buena opción, pero hay muchas más empresas, y se diferencian en pocos euros, y los coches son nuevos, bien equipados. Supermercados hay por todos sitios. Y si quieres cenar fuera, McDonalds siempre es lo más barato, para qué nos vamos a engañar.


Para tener el culo remojado todo el día, una buena idea es coger el coche e ir viendo calas por el norte, este y sur (en el oeste están los acantilados de la Tramuntana), cada recoveco es aparentemente similar, pero cambian las aguas, la aglomeración, y el entorno recorta distintos atardeceres. En Internet hay muchas webs donde informarse del estado de las playas y calas, situación y demás, pero al final, cualquiera te puede gustar. Una indispensable, a la que al final no fuimos, es la Cala del Mago, al lado de Son Ferrer (entre Santa Ponça y Magalluf, más o menos). El ranking lo encabeza Sant Elm, en el extremo sudoeste, al lado de la Isla Dragonera, playa llana, arena fina, y atardeceres muy bellos. No nos hemos encontrado aguas frías, ni oleaje fuerte. La playa de Santa Ponça también triunfó, y la cala chica adyacente, Can Pellicer. Cala San Vicente, próxima a Formentor, tiene aguas cristalinas, y los alrededores la hacen única, pero tiene unos pedruscos endiablados. Cala Anguila, al lado de Porto Cristo, es lo que visitamos del este, y no está mal, pero era domingo y estaba colapsada, y es donde creímos ver al hermano (porque ése era el hemano!) de Rafa Nadal. De las playas del sur, estuvimos en Platja de Els Estanys, sin alcanzar Estrenc (muy recomendada, nudista por algunas zonas, sin edificaciones, y muy amplia), aparcando en Colonia Sant Jordi.


En cuanto a monumentos o paisajes, Mirador del Colomer en Formentor, la Tramuntana y su Puig Major que no logramos ver, pero muchas curvas que cansan al personal. El peaje de Sóller es más que imprescindible, y sólo 5 euros. Sant Elm es un pueblo precioso, pero difícil acceso. Introducirse por Llucmajor y Campos aporta otros paisajes, un interior de parcelas, frutales, y muchos molinos. La excursión de Palma-Sóller-Port de Sóller-Sa Calobra-Torrent de Pareis es un viaje de contrastes, llanura, sierra, puerto, mar, playa… tren y tranvía de madera, barco…Los acantilados hipnotizan, y Sa Calobra ofrece unas vistas y atardeceres maravillosos. Torrent de Pareis es la desembocadura de un torrente, el suelo son chinos, y la zona de baño es muy estrecha, y dado su fama, hay mucha gente, las aguas algo sucias de plásticos, … en definitiva, el tirón turístico lo conforman las excursiones organizadas al lugar y las vistas. Suelen hacer conciertos de música clásica (numerosos a lo largo de la isla por lo que me informé en internet) ya que el entorno configura un anfiteatro natural. Cuevas del Drach son 10`50 euros, y lo único que tienen de especial es el lago, donde recrean un concierto de música clásica en barca, con un juego de luces y tal… por lo demás, es ver más de lo mismo. En Palma el turismo se reduce a la Catedral y alrededores, paseo marítimo, Castillo de Bellver, y sus calles y plazas más comerciales del centro histórico, que recorrimos en hora y media. Si la intención es ver yates y coches lujosos, está su puerto deportivo, y Puerto Portals, donde abundan lugares frecuentados por el famoseo… pero para qué ver lo mal repartido que está el mundo?


Santa Ponça me gustó como ubicación, pueblo tranquilo, sin los tumultos turísticos que suponen Palmanova y Magalluf, y próximo a todos estos lugares de marcha.



Las carreteras están, en general, en buen estado, las autovías agilizan el tráfico hacia el interior, y las distancias más largas (de un extremo a otro) se pueden completar en hora y pico, sin embargo, a la altura de la capital, desaparece el respeto y la tranquilidad, y deja mucho que desear la forma de conducir que toman por norma, y a partir de las 7 de la tarde, el atasco está asegurado. Lo habitual es que esté bien señalizado, pero algunos desvíos no te los esperas, y la gente pierde la paciencia para incorporarse. Salvo Sant Elm y Formentor, las carreteras con curvas están bien. Y perderse no supone mayor problema que encontrar a alguien de la zona, y que te indique las “vuellllltas” que debes dar.






Mención especial a los guiris. No tienen ni pizca de vergüenza, ni educación, ni respeto por la zona, y hablo de basura, de desfases, y de desprecio a los trabajadores que les tienen que poner una sonrisa y hablarles y entenderles en su maldito idioma, haciendo de la isla una colonia políglota y multinacional, donde el extranjero es el turista y trabajador español, donde se le da preferencia a los servicios que requieren los extranjeros, tanto idioma como tipo de ocio. La gran mayoría de las zonas está colapsada por las necesidades de los guiris, y donde lo endémico y autóctono hace mucho que sólo son fotos antiguas. Pero como dicen mis parientes… son los que dejan la pasta, y Don Dinero es el viento que mueve la veleta. Si quieres ver Mallorca, también tienes que ver guiris… suponen, a ojo, más del 80% de lo que hemos visto de turistas. Personalmente, me ha agobiado mucho esa circunstancia.

Si a alguien le interesa el itinerario, puedo escanearlo y mandarlo por mail.




a las 12:17 p. m. , 0 Comments

Vicente Amigo - Morente

a las 12:16 p. m. , 0 Comments

Mi tierra

De cada viaje queda una experiencia y de la misma manera que he ido dejando huellas en los caminos, también quedan rastros en la piel, se recordarán nuevos sabores, el choque distinto del mar provocando otros sonidos, vientos que modulan los olores, y los paisajes y sus gentes se difuminan para dejar una única sensación heterogénea que necesita muchas frases para ser mal explicada.
Y a pesar de vivir la ida con ilusión, de disfrutar con los cinco sentidos del viaje, la vuelta a mi tierra balancea a su favor mi entusiasmo por regresar.

¿Qué es mi tierra? ¿Hasta dónde
se extienden sus límites?
Mi tierra es parte de esta Andalucía
que tanto quiero; es una provincia;
es mi pueblo; y es lo que
por mi balcón veo…
casa blanqueada, Campiña y Sierra Morena.
Escucho a quien quisiera
quedarse en el destino,
y escucho a mi alma,
que no habla por palabras,
sino que retumba con el picoteo
de los dedos de Vicente Amigo
por las cuerdas de la guitarra,
y el roce fino
de la cuerda de la orquesta;
y sin palabras
a mis absurdas preguntas
callan con respuestas:
-que no quisiera quedarme
en cualquier otro sitio,
porque en realidad no me he ido.

Añoro, comparo, recuerdo…
sus defectos que tanto estimo:
las palabras mal pronunciadas,
el calor plomizo,
el desconchón de la pared encalada,
las piedras del camino,
el incompetente al mando,
la fuga de la acequia
el rebaño estorbando,
el requiebro de lo incierto,
de lo que no puede ser previsto,
la oportunidad de equivocarse,
un mantel de cuadros
con un mancha de vino.

Y sus virtudes no me caben,
no encajan, y no nace la poesía,
se me resiste el poema,
y acabo comprendiendo
que quizás es por la soberbia mía
de querer reunir tanta belleza
en unas pocas líneas,
tanta…
que desborda los márgenes,
la rima secuestra a la armonía
y queda un puzzle de tachones,
paréntesis y flechas,
una caricatura mal hecha
de lo que es una silueta perfecta.
Termino por abandonar
esta imposible tarea,
cojo el boli y lo tiro
descargando en él la insatisfacción
de recrearme en palabras
de lo que sólo puede ser vivido.

a las 12:15 p. m. , 0 Comments

Alpujarras (2ª parte del viaje)



Nos llovió buena parte del camino, hasta bien entrada la alpujarra almeriense, que sinceramente, no tiene chicha, muy simple, y sin encanto, aunque visto lo visto en Cabo de Gata, tampoco es que me extrañase… entenderé que haya quien considere otra opinión, pero ésta es la mía.




Ya en tierras granainas, en Ugíjar paramos para comer, acicalarnos algo, y ponernos al día con las familias. Para mí es una obligación mencionar el restaurante que elegimos, por aquello de “medalla de oro a la mejor cocina” y títulos como el de “cocina típica alpujarreña” y tal, pues fue un fraude total, nos sentimos totalmente estafadas, 7 euros por cabeza por tres bebidas, una ensalada especial de la casa, que no era sino la excusa perfecta para reírse de nosotras, las tapas nos las cobraron (detalle que no especificaba la carta), y cada tapa era realmente para empacharse… vaya… Ah, y el tinto verano era aguarrás. Por no hablar de lo agradable que estuvo el camarero, con esa simpatía innata que prestaba. Restaurante Vidaña, para más información, no acercarse. Nuestra hipótesis es que el colega era primo del alcalde, de cuyo partido político no quiero acordarme.
Estafadas y con hambre, reanudamos el camino, como destino Trevélez. Acerca de las carreteras, están en muy buen estado, y un firme que da seguridad, salvo antes de llegar a Ugíjar, no recuerdo qué municipio había levantado el asfalto y el desvío era tedioso y en mal estado, pero el resto estupendo, muchas curvas, eso sí, pero con precaución, no hay mayor problema.




En esta parte del viaje, tanto antes como después de Trevélez, nos acompañó lo más cañí de la reserva española en cuanto a música se refiere, dícese de Manolo Escobar, Marisol, Salomé, y demás hitos del sentir patriótico, lo cierto es que nos echamos unas buenas risas a su costa, y por unos momentos parecía que tras la curva nos toparíamos con una carreta tirada por burros de la comarca… pero no fue así… no he visto un solo burro en todo el viaje, qué decepción. Hicimos un alto en un mirador, intentando adivinar el nombre de los pueblos que se divisaban, y aprovechando para hacer el ganso un poco. Es curioso siempre piensa uno que los pueblos de otras provincias tienen nombres muy raros, y es así. Yátor, Bérchules, Alcútar, Juviles. Ya en Trevélez, en su camping, escogimos una cabaña, por todo eso de lo reventadas que estábamos, está bien de precio y merece la pena, tienen aseo propio, y bien equipado en cuanto a mantas y estufas, agua caliente, y un ambiente a casa de pueblo que tanto extraño, como la casa de mi abuela. Me trajo muy buenos recuerdos el olor nada más entrar. Aseadas y listas, bajamos al pueblo, que está a un kilómetro aprox., por un sendero paralelo a una acequia por donde discurre agua fría del monte… por supuesto, y no cabía esperar menos de mí, tal y como lo predijo dos minutos antes mi amiga, me mojé un pie. Buscando unas chanclas o calcetines en un puesto de todo a cien, o un comercio chino, cosa que desconocían los paisanos del pueblo, dimos con un bazar-bar-restaurante-cafetería-hostal, pero nada. Tomamos jamón (6 euros el plato), por ser tan típico del pueblo, bueno y jugoso, y pizza por ser la especialidad (5 euros) del sitio en cuestión, un tal mesón al final del pueblo, que incluía un Disco Pub Otro Sitio, pero no era la marcha por lo que se caracteriza el pueblo, la verdad. El entorno natural es precioso, todo tan verde, sin contaminación, y se respira mucha tranquilidad, corre el agua por las cunetas, de tal manera que me llamó la atención, fresca, libre, sin que nadie la eche de menos. En el camping ocurre lo mismo. Por cierto, se trata del pueblo más alto de España, cerca de los 1500 metros.




Dada mi oportuna fiebre durante la noche, no pude apreciar lo mullido del colchón respecto a la tienda de campaña, ni nada que se le parezca. Por ese motivo, adelantamos la vuelta un día.




Dejamos el camping, con muy buena impresión. Bajamos discurriendo por los pueblecitos que nos quedaban, Pórtugos, Pitres, pasando Bubión, paramos en Capileira, típico por los tejados, el encalado, y sus chimeneas. En Pampaneira nos detuvimos para comer, el restaurante de la plaza resultó ser caro, así que buscando otro sitio, dimos con un mesón cuyo nombre no consigo recordar, subiendo casi al final del pueblo, y las croquetas estaban divinas. Tiene unas calles similares a las de Capileira, muy típicas, estrechas, empinadas, empedradas y con pequeños cauces en medio. El agua corre por todos sitios. A veces, me recuerdan a los balcones y rejas cordobeses, pero en esos pueblos queda más natural y menos recargado. Dimos al final con la Fuente de San Antonio, parada imprescindible para tres solteras casaderas, por aquello de San Antonio búscame un novio… Dejando el pueblo, seguimos ya, con menos entusiasmo y más ganas de llegar a la autovía, por lo menos aquí la conductora. Lanjarón nos defraudó enormemente, quizás el que más nos sonaba, pero no vimos ningún viejecito del que nos pudiera sorprender su edad, ni parte antigua del pueblo, aunque bien es verdad que no hicimos por rebuscar, estábamos hartas, y lo queríamos masticado. Eso sí, no vimos carteles indicativos de algo típico. A duras penas, le echamos una foto a un camión del agua. Nada más. Lo mismo puedo decir de Órgiva, mucha construcción nueva, nada del encanto de los pueblos más altos y pequeños. Cruzamos el pueblo con el coche y punto.
Qué alivio coger la autovía Motril-Granada, qué recuerdos de ese magnífico pueblo que se me olvida, ése que empieza por D… y su puente lata del señor Eiffel.
Poco más, y demasiado es.
Pensé que acabaríamos echándonos los perros las unas a las otras, pero el buen rollo cundió y se estiró hasta el final. Total, somos casi igual de raras y renegadas de un mismo sitio. No cambio esa rareza si al menos nos une a tres, como tampoco no cambio ningún momento de la
experiencia.

lunes, 3 de agosto de 2009 a las 12:29 p. m. , 0 Comments

Cabo de Gata (1ª parte del viaje)





Antes de embarcarme en este viaje, me lo imaginé, por hacerlo con quien no suelo, por planearlo sobre la marcha, por dejar tantos cabos sueltos, por dejar todo en manos del destino, y darle a la fortuna la oportunidad de decidir por mí en tantos aspectos… llevando como únicas guías una paupérrima copia de guía de carretera y una guía campsa de hace 10 años. Por ir con un par de locas, una que se le va la pinza por la fiesta, y otra, con fobia a los gatos, más arisca que ellos, y ambas con unos conceptos de la seguridad y salud incoherentes, incompatibles, y muy discutibles. Ambas pésimas copilotos, incompetentes como consulta de la ruta, inoportunas a la hora de ir al servicio, bulímicas a la hora de comer panchitos/ganchitos en el coche, desafortunadas a la hora de elegir autostopistas, y por supuesto, inútiles para echar fotos.
Me lo imaginé. Me imaginé todos los infortunios posibles, yo porque soy así de cuadriculada, yo y mi organización y mis planes, mi guía y mi mapa. Pero no pude alcanzar el significado aventura, cuando el imprevisto entra en acción, toda la cuadrícula se cae, se moja, y comienza el verdadero viaje…

Han sido cuatro días. Comenzamos el sábado, autovía A92, desvío hacia San José, antes cogimos a Hassam, el cansino para los amigos (la galantería le duró hasta que comprobó que la nevera pesaba más de lo que pensaba). La playa bien, pero ya se me confirmó la teoría de la costa (playas vírgenes = menos comodidad y accesibilidad), aguas cristalinas las de Almería, buena temperatura, sin saturaciones, y nada de bloques que abochornan al entorno; eso sí, la ley de costas (según la ingeniera de caminos) data del 55. La tortilla de mamá estupenda. Camino a Las Negras, atravesando el parque nacional de Cabo de Gata-Níjar (por cierto, Níjar es el mayor término municipal del país, todos los pueblos aledaños son pedanías del núcleo de Níjar) mucho esparto y matorral bajo y seco, aridez atosigante que reseca la garganta, colinas despejadas de vida, y no hay nada más. En Las Negras no saben lo que es la arena de la playa, se ve que los pedruscos estaban de oferta. Buscamos la famosa lancha-taxi, un servicio de esa manera para llegar a la, no menos conocida, cala de San Pedro. Tras informarnos, por medio de nuestra agradable y eficiente RR.PP., economista y juerguista del trío calavera, resultan ser 6 euros por ida (otros 6 de vuelta si es así como los humanos deberían regresar a Las Negras), con equipaje incluido, y un hermoso y único conjunto de las colinas y el Mediterráneo, son 5 minutos, y cuidado con las mochilas y pertenencias, que pueden mojarse durante el trayecto (pueden mojarse todas las camisetas, incluso). Dada la trasparencia del servicio, tras hallar la manera de que no nos dieran largas los lancheros-taxitas, y esperar el tiempo estipulado (es decir, hasta que el turno mandara), nos montamos con más o menos dificultades en la lancha, el capitán del navío era un tanto sieso, y nos acompañaban una japonesa (vamos, la china) y su novio, un chaval de dudosa nacionalidad, que hablaba un idioma (según mi amiga la políglota) similar al alemán, tipo polaco-austríaco (creemos más lo último), pero la china hablaba el inglés, por lo que mi amiga demostró que para algo sirvieron tantos años bilingües. En fin, una pareja extraña. Cuando llegamos a aquél paraíso, como denominaba el único cartel con indicaciones de la cala (en el que incidía en la importancia del buen rollo, peace and love and in bolindres is better) se nos mojaron varias bolsas, montamos muy malamente la tienda campaña (yo inexperta, la economista estaba emparanoiada con la china y sus plantas, y traduciéndola, y la ingeniera me defraudó a la hora de dirigir el montaje de la tienda), nos introducimos un poco en el ambiente hippie. Hay dos chiringuitos tipo casa hippilongas, imagino que sus suministros vienen por lancha; he de decir que no hay más accesos a la cala que por mar o por un sendero por las colinas, que en ciertos tramos no permite ir con mucha carga. La luz la toman de fuente solar y eólica. Los precios son normales, y sirven unas pizzas por 7 euros, que tras haber mascado tanta arena con la comida que traíamos, saben a gloria bendita. La cala no tiene servicios, ni duchas, pero hay dónde y cómo solucionar ciertos problemas durante unos días. Hablan de un rincón donde hay barro para embadurnarse, tipo spa pero a lo hippie (allí todo es hippie). Es posible llevarse al perro de excursión allí, de hecho, haría amigos con los canes residentes. El ambiente es tranquilo, escasos niños dando el coñazo, se puede hacer nudismo, se puede no hacer nudismo, da lo mismo, nadie mira mal a nadie. Esperábamos más marcha, como que el chico de la guitarra se arrancara con música y hacer una hoguera y bailar, pero no, en ese caso hay que llevar la marcha en el grupo con el que vayas. Es un verdadero descanso para los oídos, saturados de la contaminación de la música pachanguera, chunda-chunda, tumtum-pan, y demás bodrios de la actualidad, me sorprendió gratamente el jazz y chill ibicenco de uno de los garitos. La noche estaba espléndida, no podía estarlo más, una luna imponente sobre todo lo demás, nada estorbaba, no había edificios, no había luces, algunas velas enterradas en la arena, y sólo un ronroneo de la mar lamiendo la orilla, y el murmullo de conversaciones, sin sobresaltos, sin niñatos con las motos, olor de brisa marina con vetas de hierba quemada.



Nunca había dormido en tienda campaña. Esa primera noche, como la siguiente, añoré los muelles que me ensartan en el colchón de mi casa, y que tan estúpidamente había maldecido días antes. Hizo viento, la tienda se quejó hasta la saciedad, la capota terminó por caerse; mucho ruido, el firme muy duro, vamos, dormí poco, pero descansé menos. La china hizo por ponernos bien la capota, pero era inútil. Los vecinos nos miraban mal.
El día siguiente nos descubrió un fuerte día de sol, desayunamos tortilla, y marchamos a inspeccionar la zona. Matorral, un castillo (moro, imagino), una especie de ducha de la comuna, monolitos de gente que estaba aburrida, y unas aguas cristalinas que nada deben envidiar a las del caribe, lo cierto es que es un reclamo para submarinistas. Tras decidir democráticamente quedarnos en la cala esa noche (maldito el que inventó la democracia) y sabiendo que nos llovería al día siguiente, cenamos en el chiringuito. Ra, una mole de melena platina convertido en niño, nos amenizó la velada del domingo, que poco más iba a dar de sí, mucha gente se había ido y apenas quedamos unas pocas tiendas. Esa noche nos sitiaron una cadena de tormentas vecinas, fue una noche de lluvia intensa (uno de los dos días al año que llueve allí), truenos y relámpagos desincronizados, pesadillas, perdiendo un poco la sensatez, el miedo calaba, y hasta tuvimos que comprobar que las olas seguían pegando en la orilla para desechar la posibilidad de tsunami (¿qué películas ven mis compañeras de viaje?), menos mal que estaba yo para rescatar al sentido común. Nadie me vió cuando nos levantamos, pero besé la tienda campaña… no me creía que aguantara aquello que pasó aquella noche, hoy no me lo creo aún. Organizamos el equipaje, y nos pusimos en marcha, con tan mala cara como la que tenía el cielo, continuaban los truenos. La siguiente media hora, la que yo temí durante toda la noche, fue muy dura para mí. Iba en muy malas condiciones para hacer esa ruta de senderismo-montañismo-escalada. En chanclas, lloviendo, un macuto inadecuado, mucha carga, viento, y por supuesto, una forma física rudimentaria. Sin duda, la hora que se echa en ir desde la cala de vuelta a Las Negras fue extraña, cansancio y miedo a despeñarme por el sendero que bordea la montaña, mezclados con la satisfacción de conseguirlo, la adrenalina del esfuerzo y la tensión, y un paisaje simplemente único, como único acompañante un tiempo excelente, truenos y un frescor agradable. Sencillamente nunca lo olvidaré.

De regreso al coche, desayunamos como reinas moras en una cafetería del CC del pueblo. E iniciamos el camino a las Alpujarras.

a las 12:22 p. m. , 0 Comments

The Doors - The crystal ship



a las 12:18 p. m. , 0 Comments

Nada - Manuel Machado

Nada ya ansío. Nada mi cabeza
logra ya levantar nuevo y hermoso.
Cuando quiero vivir, pienso en la muerte...
Y, cuando quiero ver, cierro los ojos.
- Manuel Machado -

a las 12:17 p. m. , 0 Comments

En un lugar sencillo... summertime

Hay un lugar sencillo, donde suena una melodía que se va con el sudor de los que trabajan la tierra, un chorreante blues, nacido del jazz, que huele a campos recién segados, del que manan notas que hablan del esfuerzo, del sacrifio, de dolor, de ilusiones sencillas...en un lugar sencillo.
Leí que el jazz surgió como una liberación en un mundo de esclavitud, como el que formaban los vastos campos del sur de los estados unidos. Liberación de unos rasgos maniatados, de una cultura maltratada, diferencias entre blancos y negros que aumentaban la tensión racial del momento. Y emergieron músicas que destilaban ansiedad por un mundo libre, y melancolía en esos atardeceres tras la ardua jornada de trabajo. Música que sonaban al caer el sol, cuando el patrón se iba, y disponían de un tiempo libre, en el que la libertad era recordar tiempos libres, emborrachándose de nostalgia, y dejar fluir todo ese sentimiento de lo que somos, de lo eran ellos, apuntalando su identidad a base de notas locas, libres, espontáneas, con el ritmo que late el corazón afroamericano.

a las 12:04 p. m. , 0 Comments

No esperar nada

He escuchado hace poco una frase que me drogó el espíritu de sencillez, me liberó la mente de problemas, y se me quedó una media sonrisa que me acompaña todas las noches, justo antes de dormir, un momento antes de querer abandonar el mundo real por pesimismo.
Resuena de vez en cuando en mí, cuando uno es demasiado consciente de lo que es el mundo, la vida, los problemas del día a día, cuando a las tres de la tarde empieza a hablar la actualidad sobre las trastadas que cometen muchos, y ensuciando el expediente del ser humano.
Dejaré de lado si eso es reflejo de lo que pasa en el aquí y ahora, o si hay o no manipulación.
Para todos lo que, como yo, se sienten fuera de lugar, la felicidad quizás sea un poco de conocerse mucho a sí mismo, y no esperar nada de la vida.

a las 12:03 p. m. , 0 Comments

Romanza - Salvador Bacarisse

Podría acompañar cualquier texto, pero no lo encuentro.
Mejor, en silencio.
Mi idea era mostrar la música, que no me atrevo a calificarla, pero el vídeo, además de música de este genial compositor y director español (no todo lo bueno está en italia y rusia), aúna la calma de escenarios de la Alhambra y cuadros de mi paisano Don Julio Romero de Torres. No se puede pedir más.

a las 12:01 p. m. , 0 Comments

Ayer no te lo dije

Crees saber lo que otros no. Quise creer en tu historia, una historia de cómo es la vida. Con tu historia quise aprender. Pero tu vida, la que contabas en tu historia, te quedaba ancha, a pesar de lo difícil que es eso. Adoré un mito, rescatándote de las profundidades del anonimato, difundí tu mote, nombre artístico y apellido. Ahora difundo tus mentiras, tus patéticas proezas, tu miserable experiencia.
La gente como tú disfruta dando consejos.
Entérate, estamos hastiados de recomendaciones, consejos, descuentos y ofertas de amistad, de advertencias y errores ajenos, de opiniones y críticas, de halagos y comentarios, hartos de ayudas que sólo quieren reconocimientos y la eterna coletilla de - ¿ves? Lo que yo te decía -.
Déjate de intentar ayudar a la gente, porque está cansada de los que lo saben todo como tú, y ayúdate a ti.
Me aburre la gente como tú, los “entendidos”, “sabihondos”, los reincidentes de lo repetitivo, los loros parlanchines, los “vividores”, los infieles celosos, los “enrollaos”, los violentos, los aburridos, los cansinos.
Sacias mi curiosidad por saber de ti, desbordas mi paciencia, devoras mi calma. Colmas el momento, cada vez que tu nombre sale del pasado en el que lo enterré.
Me cansa la pose de cubata, cigarrito y la historia de tu vida.
Ayer no te lo dije, pero me aburres.

a las 12:00 p. m. , 0 Comments

Jugar con las letras de tu nombre

Nuevo error. Nueva decepción.
Otro punto y aparte.
¿Cuántos ya?
Este libro está quedando con párrafos breves.
Las interrogaciones se enganchan a mi espalda, se anclan a mares del pasado.
Los puntos suspensivos se acumulan como piedras en mis zapatos…y ya se sabe, quien aguanta un chino… (Hoy los sacudo rápido)
Ando a patadas con las palabras dichas, no saben ustedes, pero cobran un caro alquiler.
Ya me llevé más de un palo con el signo de exclamación, porque hay sorpresas que despiden etapas con un fuerte dolor de cabeza.
Pero sin duda, lo que me trae más intrigada es que no he dado con la letra capital, ésa tan bonita con la que comienzan los cuentos; el más tierno que yo escriba, cuando descubra la inicial de tu nombre, cuando te atrevas a presentarte, cuando yo pueda cantar eso de…jugando con las letras de tu nombre.

a las 11:59 a. m. , 0 Comments

A mi sombra - Manuel Machado

Sombra, triste compañera
Inútil, dócil y muda,
Que me sigues dondequiera
Pertinaz como la duda.

Amiga que no se advierte,
Compañera que se olvida,
Afirmación de la vida
Que hace pensar en la muerte.

Retrato, caricatura…
Algo que soy yo y no es nada.
Cosa singular y pura,
Al par que broma pesada.

Obsesión y diversión
Del poeta solitario.
Insignificante y vario
Tema de meditación.

Primera copia grosera
Del cuerpo, y quizá del alma…
¿por qué esa terrible calma
Muda que me desespera?

Querría a veces borrarte,
Pìntura de brocha gorda.
…Mas yo he oído tu voz sorda
Y opaca en alguna parte.

Y conozco tu bondad
Socarrona y oportuna.
Y tus bromas a la luna,
Y tu gran fidelidad.

Dime, pues, en la postrera
Hora, en el último trance,
Cuando la luz no me alcance,
¿tú dónde irás, compañera?

Compañera que se olvida,
Amiga que no se advierte…
Afirmación de la vida
Que hace pensar en la muerte.

- Manuel Machado -

a las 11:55 a. m. , 0 Comments

la mano equivocada



(Fantasía de Thomas Tallis - Vaughan Williams)

Cada día que pasa, la desazón se hace más certeza. Las diferencias se marcan más, el blanco es más brillante y el negro más oscuro y sombrío. Lo que antes era desigualdad, hoy es abismo.
Hoy arreglar el problema de este desequilibrio debe empezar por comprenderlo, y mientras algunos tardan los días que dura un congreso de naciones en entender, muchos se mueren sin que nadie les haya explicado porqué les falta lo que a otros les sobra. ¿Tiene eso razón?
Escuchar el estado de la actualidad, y tener un mínimo de sensibilidad, provoca malas digestiones, insomnio, desconcentración y repulsión.
Hoy, desayunando, escuché las palabras de un líder religioso, comentando que mientras unos se enriquecen, otros empobrecen..Imagino que él, hoy, mientras escríbía tales palabras, no se retiraba la tostada de la boca. Yo al escucharlo, sí; y pensé lo que él no ha pensado.

Cada vez que saco un billete de 20 euros y se lo entrego al dependiente, pienso que me estoy equivocando de mano, que hay otro mucho más Dependiente de ese billete, y de mi actitud. Pienso que estoy engordando al gordo, y adelgazando al flaco.

a las 11:37 a. m. , 0 Comments

Inspiración

Se me queja el sentir
por una vocación impuesta
que aprisiona mis ideas.
En mitad de su lamento
se forma una violenta tormenta.
Emergiendo de la vorágine,
encuentro mi mano
duramente desvirgando
una página en blanco.
Es la visión más severa
del huracán que altera
un castigado interior.
Sonrío mientras me flagela
mi esporádica...inspiración.
En pleno paseo por mis ruinas,
llama a la retirada la caballería,
y sin tiempo para despedidas
inicia la inspiración
su pronosticada huída.
El boli tropieza con un punto..
Comienza lo que yo temía
..se me escurre la utopía,
se me resbala la metáfora,
huye la idea
y quedo desamparada
con un montón de palabras
desordenadas..
que no encajan.

domingo, 2 de agosto de 2009 a las 8:18 p. m. , 0 Comments

Cuentas no saldadas

Hay papeles que se pueden arrugar,
fotos que se pueden romper,
regalos que se llegan a obviar,
ocultar, olvidar]
no cuestiones mi dolor
porque tú no sabes lo que es amor
ignoras lo que es Querer olvidar
no escuchaste el susurro
de palabras que querían confundirse
con el resto del murmullo
no te llegó mi
blues
.
Y sientes ese brillo de estos ojos
mi complicado azul,
y cuántas veces se inundaron
en una playa de dolor, de agua salada,
de cuentas no saldadas.
Hoy escuchas silencios
cargados de ruido interno.
Los escuchas ahora,
que tanto sonido hay en mi vida.
Los escuchaba yo
durante la soledad de tu compañía.

a las 8:17 p. m. , 0 Comments

La gestión de la religión

Estos días de semana santa no he llegado a ver los "pasos" en vivo. No es evitación... ni lo he intentado evitar, es casi imposible evadirse de las imágenes en la tele, los comentarios en radio, o el retumbar en las calles. No voy a hablar de lo de siempre, ni de curiosidades, de eso ya se encargan los programas del directo.
No soy practicante, ni católica, ni cristiana... incluso dudo de ser creyente. Creo que no soy atea, y no sé si agnóstica. Quiero dejar claro que no estoy dentro de la religión, lo digo por todo aquel que quiera dejar de leer ya. Y para todo el que quiera malinterpretarme, diré que no hablaré con desprecio. No puedo hacerlo cuando hay muchas personas devotas, menos de las que se supone según los registros, bien es cierto, pero sin embargo, muchas... Creo que son menos las que deciden el color del gobierno de este país, por lo que...sí, son muchas.
He pensado muchas veces que esos que se muelen los riñones por portar un trozo de escayola sobre un entarimado con flores estaban locos. Igual que lo he pensado de los que se flagelan a latigazos, o los que caminan descalzos por penitencia... o las que caminan sobre afilados tacones y con peineta incrustada (que eso también es penitencia), también del que se ven imágenes del otro lado del charco, crucificándose de verdad...O lo último, pagar 5000 euros por un puesto para su niño en la procesión del pueblo (sí, sí que he visto la tele esos días) ... ¿Dónde está el límite? ¿Quién es más loco que otro? ¿Cuánto de penitente es cada uno de esos casos? ¿Cómo se mide eso? ¿Y quién es el juez que mide? Me lo pregunto yo, claro, porque lo observo desde fuera. Los que están dentro, saben que los sentimientos no pueden medirse, y eso es la pasión de cristo (perdonen que no ponga mayúsculas, pero es que estoy muy perezosa), es puro sentimiento, no hay más que ver sus caras, su... eso, su devoción.
Sin desperdigarme más, donde quiero llegar es frente a quien muestran adoración. Porque no seré yo quien ridiculice sus creencias, ya que las tolero y respeto. Hay tanto de ridículo en sus gestos como dejadez tiene la institución que encabeza su creencia.
Es desolador cómo derrochan esas gentes ilusión, energía y tiempo en sus gestos para y con sus creencia, cuando esa institución (que no creencia) (y aquí va mi crítica) considero que no es merecedora de tales esfuerzos. Es un verdadero sacrifiio lo que hacen muchas familias humildes y trabajadoras, por mostrar su admiración por una imagen que representa a su ídolo, que lleva el espíritu de su religión. Es grandioso cómo lo adornan todo, y es patente la dedicación que lleva cada imagen. Pero es ésa una institución que rezuma soberanía y soberbia. [De nuevo, inciso: no hablo de los párrocos, ni de personas en concreto, sino de una empresa, con una sede, con una jerarquía, con unas prioridades]. Una institución que gestiona poder inmobiliario, político y social. Una institución que predica derechos, que quiere adaptarse a los nuevos tiempos, para hacer frente a las corriente que azotan las embotadas mentes de sus feligreses más obcecados. Pienso en tantos millones de personas en este país que se acogen a sus doctrinas; pienso en una afición tan inmensa, y pienso... qué descuidados están... y qué descuidados son los que manejan la empresa. Esos fieles/aficionados/feligreses/devotos... consumidores de su guía espiritual...como quiera que se llamen, se merecen el dios al que adoran, un dios misericordioso, justo. Aclaman una guía para vivir, pero que no sea un infierno de cumplir. Piden alguien que los consuele en los malos momentos, no un cepillo que les cepille sus bolsillos por hacerle un homenaje a los difuntos.
Me pregunto si es posible adorar espiritualmente, sin dinero de por medio.[..] si es posible regentar una creencia, gestionar y sin que suena la calderilla de sus bolsillos, sin que me ciegue el relucir de su humilde sede... sin que me abofetee su hipocresía de prioridades, ni sus sutiles mensajes políticos... sin sentirme al margen de la FELICIDAD y de la NORMALIDAD, yo, que no sigo sus líneas. ¿Sabe esa institución el verdadero poder que tiene sobre sus seguidores?¿Sabe de sus límites? Es tal el potencial que representa... que me imagino la repercusión de un verdadero mensaje de paz, de unión del pueblo humano, un mensaje de igualdad, y que premie la bondad aquí, en la tierra, me imagino eso... y es entonces cuando comprendo lo que significa ESPERANZA.

a las 8:16 p. m. , 0 Comments

... Había magia

Era pequeña cuando solía ir a un enorme pozo, que tenía en un lateral un acceso por unas escaleras a un rellano, donde estaba la bomba de succión. Parecían las mismísimas escaleras al infierno, y yo imaginaba como un túnel hacia aventuras, con idénticas telarañas de Indiana Jones, con sus serpientes, humedad y oscuridad.
Hoy he descubierto que ese acceso está oculto bajo taramas, mi mente no fantasea con serpientes, y el pozo está seco.
Eran otros tiempos. Había magia.
Hasta hace no mucho vivía una pareja de tórtolas en mi campo. Se las veía siempre juntas, apostadas en lo más alto de los chaparros, mientras cantaban y se profesaban, imagino, amor eterno.
Alguien cercano creyó divertido y audaz apuntar a una de ellas y acertar en el tiro. La viuda se ha marchado del lugar, a olvidar, supongo.
Eran otros tiempos. Había magia.
Hubo un tiempo en el que no me daba cuenta de las cosas, y los veía a ellos como pareja, matrimonio y padres. Los concebía como modelo familiar, percibía fraternidad y complicidad. O...simplemente sentía normalidad.
Hoy soy demasiado consciente y crítica como para no quitarme la venda y ver las consecuencias de la marcha del respeto. Hoy no se callan los reproches, ni retiran la mirada desafiante; hoy ya no hay niños por los que guardar las formas.
A veces echo de menos aquellos otros tiempos, en los que había magia.

a las 8:11 p. m. , 0 Comments