Mallorca




He tenido la suerte de contar con un itinerario a la carta, con lo fundamental para 6 días, una idea de cada zona de la isla. Gracias tita, por el itinerario y por todo.


Mallorca es un destino donde gastar mucho dinero, donde ahorrarse unas pelas en cada sitio es muy difícil. Hay mucho de qué aparentar. Pero cuatro estudiantes no pueden tener unas vacaciones como los guiris, por lo que es necesario tirar de nevera, comida casera, sombrilla, y pocos souvenirs. Aun así, estoy más que segura que nos hemos traído unos recuerdos que en un hotel pensión completa no se hubieran dado. Si el objetivo es hacer turismo por la isla, el coche de alquiler es indispensable. Para quien se lo plantee, HiperRentACar ha sido una buena opción, pero hay muchas más empresas, y se diferencian en pocos euros, y los coches son nuevos, bien equipados. Supermercados hay por todos sitios. Y si quieres cenar fuera, McDonalds siempre es lo más barato, para qué nos vamos a engañar.


Para tener el culo remojado todo el día, una buena idea es coger el coche e ir viendo calas por el norte, este y sur (en el oeste están los acantilados de la Tramuntana), cada recoveco es aparentemente similar, pero cambian las aguas, la aglomeración, y el entorno recorta distintos atardeceres. En Internet hay muchas webs donde informarse del estado de las playas y calas, situación y demás, pero al final, cualquiera te puede gustar. Una indispensable, a la que al final no fuimos, es la Cala del Mago, al lado de Son Ferrer (entre Santa Ponça y Magalluf, más o menos). El ranking lo encabeza Sant Elm, en el extremo sudoeste, al lado de la Isla Dragonera, playa llana, arena fina, y atardeceres muy bellos. No nos hemos encontrado aguas frías, ni oleaje fuerte. La playa de Santa Ponça también triunfó, y la cala chica adyacente, Can Pellicer. Cala San Vicente, próxima a Formentor, tiene aguas cristalinas, y los alrededores la hacen única, pero tiene unos pedruscos endiablados. Cala Anguila, al lado de Porto Cristo, es lo que visitamos del este, y no está mal, pero era domingo y estaba colapsada, y es donde creímos ver al hermano (porque ése era el hemano!) de Rafa Nadal. De las playas del sur, estuvimos en Platja de Els Estanys, sin alcanzar Estrenc (muy recomendada, nudista por algunas zonas, sin edificaciones, y muy amplia), aparcando en Colonia Sant Jordi.


En cuanto a monumentos o paisajes, Mirador del Colomer en Formentor, la Tramuntana y su Puig Major que no logramos ver, pero muchas curvas que cansan al personal. El peaje de Sóller es más que imprescindible, y sólo 5 euros. Sant Elm es un pueblo precioso, pero difícil acceso. Introducirse por Llucmajor y Campos aporta otros paisajes, un interior de parcelas, frutales, y muchos molinos. La excursión de Palma-Sóller-Port de Sóller-Sa Calobra-Torrent de Pareis es un viaje de contrastes, llanura, sierra, puerto, mar, playa… tren y tranvía de madera, barco…Los acantilados hipnotizan, y Sa Calobra ofrece unas vistas y atardeceres maravillosos. Torrent de Pareis es la desembocadura de un torrente, el suelo son chinos, y la zona de baño es muy estrecha, y dado su fama, hay mucha gente, las aguas algo sucias de plásticos, … en definitiva, el tirón turístico lo conforman las excursiones organizadas al lugar y las vistas. Suelen hacer conciertos de música clásica (numerosos a lo largo de la isla por lo que me informé en internet) ya que el entorno configura un anfiteatro natural. Cuevas del Drach son 10`50 euros, y lo único que tienen de especial es el lago, donde recrean un concierto de música clásica en barca, con un juego de luces y tal… por lo demás, es ver más de lo mismo. En Palma el turismo se reduce a la Catedral y alrededores, paseo marítimo, Castillo de Bellver, y sus calles y plazas más comerciales del centro histórico, que recorrimos en hora y media. Si la intención es ver yates y coches lujosos, está su puerto deportivo, y Puerto Portals, donde abundan lugares frecuentados por el famoseo… pero para qué ver lo mal repartido que está el mundo?


Santa Ponça me gustó como ubicación, pueblo tranquilo, sin los tumultos turísticos que suponen Palmanova y Magalluf, y próximo a todos estos lugares de marcha.



Las carreteras están, en general, en buen estado, las autovías agilizan el tráfico hacia el interior, y las distancias más largas (de un extremo a otro) se pueden completar en hora y pico, sin embargo, a la altura de la capital, desaparece el respeto y la tranquilidad, y deja mucho que desear la forma de conducir que toman por norma, y a partir de las 7 de la tarde, el atasco está asegurado. Lo habitual es que esté bien señalizado, pero algunos desvíos no te los esperas, y la gente pierde la paciencia para incorporarse. Salvo Sant Elm y Formentor, las carreteras con curvas están bien. Y perderse no supone mayor problema que encontrar a alguien de la zona, y que te indique las “vuellllltas” que debes dar.






Mención especial a los guiris. No tienen ni pizca de vergüenza, ni educación, ni respeto por la zona, y hablo de basura, de desfases, y de desprecio a los trabajadores que les tienen que poner una sonrisa y hablarles y entenderles en su maldito idioma, haciendo de la isla una colonia políglota y multinacional, donde el extranjero es el turista y trabajador español, donde se le da preferencia a los servicios que requieren los extranjeros, tanto idioma como tipo de ocio. La gran mayoría de las zonas está colapsada por las necesidades de los guiris, y donde lo endémico y autóctono hace mucho que sólo son fotos antiguas. Pero como dicen mis parientes… son los que dejan la pasta, y Don Dinero es el viento que mueve la veleta. Si quieres ver Mallorca, también tienes que ver guiris… suponen, a ojo, más del 80% de lo que hemos visto de turistas. Personalmente, me ha agobiado mucho esa circunstancia.

Si a alguien le interesa el itinerario, puedo escanearlo y mandarlo por mail.




martes, 4 de agosto de 2009 a las 12:17 p. m.

0 Comments to "Mallorca"