La Traición

La traición es una mirada sin ojos, que se siente recorrer por la espalda, mirada lejana, antes cercana, que hace daño, pero que duele afrontarla, duele castigar. Los ojos te los dejaste en otra persona, y miras sin querer mirar, sin amar. El día que vi unos ojos tan bonitos sin su brillo, supe que no tenía nada que hacer, que la traición se los había llevado. Siempre pensé que eso no me pasaría a mí, que sabría verlo a tiempo. El amor nos demuestra cuán inexpertos somos, recién nacidos en cada abrazo, en cada beso perdemos todo lo que sabíamos, y aprendemos algo nuevo. Aquel jueves santo aprendí a no reservar más esperanza para aquella historia, aprendí a despedirme de cosas queridas, aprendí a echar “el último vistazo”. Poco después me sentí sucia por jugar con un cuerpo sucio e impregnado de traición, teñido por la cobardía y con la oportunidad perdida, el tuyo.
La duda que no supiste aclarar te alejó irrefutablemente de mi mundo.
El “último vistazo” me hizo vomitar.
Y recordar una mirada sin ojos enterró todo lo bueno que tiene una historia de amor.
Hay un papel escondido que pretende ser carta, que habla de aquellos días de mucho pensar, de poner paréntesis, de tachar y definitivamente borrar… Ni te atreverías a abrirla. La gente que traiciona lleva en sí la cobardía del que no sabe afrontar las cosas de otra manera. Dijiste una vez que tú no serías infiel otra vez, que eso de “los infieles lo serán siempre” no sería tu caso…por no querer, no quiero “tu palabra”, ésa a la que siempre fallas.
La traición quiebra el respeto por una persona, y pudre la semilla del futuro. El traidor es un esclavo del perdón que no es capaz de pedir.
Lo único que te puedo dedicar, aparte de esta delicada y sutil indirecta, es algo que te debe sonar…
LAS TRES COSAS QUE NUNCA VUELVEN ATRÁS:
LA FLECHA LANZADA,
LA PALABRA DICHA,
LA OPORTUNIDAD PERDIDA.

domingo, 2 de agosto de 2009 a las 11:36 a. m.

0 Comments to "La Traición"