Glub glub

Buscando el fondo andamos los fracasados. Qué sensación tan extraña cuando caemos a la piscina, desconociendo la profundidad, conscientes de que cada tramo es uno más que nos separa de la superficie, uno más que nos acerca al fondo.
...avanzamos...y el aire escasea bajo agua, hace cuánto es que me sumergí; no importa, ya hundidos sólo ansiamos el fondo...tocar fondo, conocer eso que otros temen saber de sí mismos, el límite, decidir si prevalece avanzar, sin aire ya, o subir (que no hay más cobarde que el que no dé la media vuelta a tiempo).
...esperar el fondo
...y rebotar.
Rebotar, porque nadie se merece permanecer allí, sin aire...sin vida. Por ser quienes somos, tenemos ese derecho...rebotar...una nueva oportunidad. Y esa sensación de subir, haber descubierto hasta dónde podíamos llegar, que correr el riesgo dio resultado.
Si bajar es un proceso pasivo, subir es energía, porque los hundidos podemos ser positivos, y la superficie nos regala un intenso beso de bienvenida.
Y a nadar.

domingo, 2 de agosto de 2009 a las 11:16 a. m.

0 Comments to "Glub glub"