de máscaras y malabares

Perdí la cuenta de las veces que desvié la mirada para no mirar esos ojos que me topaba a cada instante. Muchas, también, las ocasiones que evité ponerle nombre a algo que ya tenía el suyo. Soñaba lo que negaba la realidad, y de pronto me detenía ante el abismo de dos pares de ojos inyectados de conciencia.
Tanto me quejé de no encontrar el espíritu enmascarado, que tuve que disfrazar el mío, y entrar en una fiesta donde nadie conocía a nadie.
En medio de todos, me arrebató la máscara, trazó un puente colgante a lo largo del abismo, me incluyó en su mentira, y yo ya no dije más verdades.
Reinventé mis principios, hoy el comienzo está en su km.0. Ahí empiezan todos los caminos que quiero recorrer.
Conozco demasiado su parte oscura, de dark rock, lo más sádico de lo gótico, lo alternativo de lo raro… tanto que hoy ya no necesito linterna para entrar en la tumba donde muere la conciencia que nos apartó tanto tiempo, donde nos desnudamos de disfraces, donde simplificamos el cuerpo, y nos libramos de laberintos de mentiras, y dejamos los malabares para las mentes de los que no saben qué pensar cuando nos ven.

martes, 4 de agosto de 2009 a las 12:32 p. m.

0 Comments to "de máscaras y malabares"