nido en el árbol bronquial



estás ahí, justo tras de mí. 

Solo un paso en falso, y caigo en ti,
                                               [en mí].
En la oscuridad.
En la siguiente curva, en el millar semanal,
eres ese zapato accidentado que quedó en el arcén.
En la libreta rancia y dorada,
eres folio en blanco por desvirgar.
Eres la alarma en cualquier cama de guardia, 
a la que me adelanto cada mañana.
Eres un mal gesto.
Una sensación continuamente recordada 
recuperada mi amnesia anterógrada,
olvidada mi memoria retrógrada.

Un dejà vu.
Tras de mí.
Una señal
disfrazada de un good luck
Estás ahí, 
por mucho que me empeñe en obviarte. 
De eso se trata mi vida, 
                          [a días, 
en ignorar lo que soy en raíz
                            [tras de mí,
lo que vive bajo tierra
y esconde la primavera.

Pero mi elección es obscenamente franca,
que me ayude a vivir arriba, en las ramas, 
en el nido de nuestro árbol bronquial
aunque fuera cáncer, siempre gana.
La elijo a ella, con su luz bien, 
y a pesar de sus peores tinieblas
son más lúcidas que el mejor 
de mis enterrados propósitos. 
Elijo nuestro camino de error
bendito, contra pronóstico.

Déjame, oscuridad, que viva en sus tinieblas. 
A ti solo te dedico lágrimas
cuando la felicidad me ciega.

lunes, 20 de marzo de 2017 a las 6:57 p. m. , 0 Comments

Rach 4 Largo.

decidí un buen día no gritar,
los puñales los guardé con cuidado y terciopelo, 
                                                        [hacia dentro
las palabras me las clavé, sin preludios,
ni espacios, ni puntos suspendidos.

decidí Serenidad, con la boca pequeña,
con los labios sin morrear
con voz desalmada
con cuerdas sin tensar.

decidí que era un buen día para no gritar
que prosperará la suerte,
que de tus besos encuentro fuente
y pulsión para continuar.

gritando sin voz, el día decidió por mí
que Rach haría de traductor, 
para trascender mis gritos, 
hacia tu más allá.

Que Rach se convertía en mi vodka 
en las noches que no debiera extrañar
a mi suerte, un vampiro y a mi sombra.
- Reparte cuerda, percute y a sangrar.

jueves, 23 de febrero de 2017 a las 7:53 p. m. , 0 Comments

la manzana mordida

Ya sabía lo que había. Lo supo en el primer momento que se comienza a sangrar. Le dijeron que se podría estudiar, que habría que tratar, que existía la posibilid... Lo siguiente se amortiguó en un sordo murmullo lejano, mientras se miraba la tripa.
Siguió viviendo con una verdad interna, como una manzana mordida, envenenada y que se sirve para pudrir. Algo dentro de ella le estrechaba el paso de la vida, algo sutil, que le oprimía y ahogaba en silencio. Rumiaba lo que no se hizo y se pudo. Rumiando logró no obstruirse, con sensaciones amargas que no digirió, deseos no dirigidos que volvían siempre al presente, sin superar ni defecar. 
Desear lo que tienes, tener lo que deseas. Cuando esa máxima confluyó, descansó en paz.




sábado, 28 de enero de 2017 a las 12:19 p. m. , 0 Comments

equidistancia


Al final cae con gravedad, lo que se alzaba como levedad. Siberia cae sobre el árbol caduco, la noche ártica se hace con gran parte del tiempo. Los colores se hacen equidistantes y hay días de escalas de grises. 

martes, 20 de diciembre de 2016 a las 11:59 p. m. , 0 Comments

como dios

en algún momento de vahído vital, se vierte la incertidumbre, el helador desconsuelo, el temblor solitario del miedo, algo se va en gerundio, de ti, de mi, de él. 

El monitor muestra una FV, son 20 segundos de oportunidad, durante ese tiempo puedo chocarte y salir adelante. Pero los allí presentes sabemos que no te conviene vivir así. En cada uno de esos segundos, tengo que abortar mi impulso a salvarte, a darte todo lo que conozco para arrebatarte de tu obstinado y buscado destino. Te miro, muriendo. Veo tu corazón, que se revuelve por latir de manera anómala. Tu hermana te llora, muerto hace años. En presente, sigues vivo. 
Probablemente lo que hoy hagamos, será una aberración en un futuro, como lo que hicieron en el pasado. El tiempo nos juzga, sobre todo a los que abortan lo que brota por naturaleza. Y a los que se empeñan en prolongar lo que artificialmente mantuvimos. 


martes, 13 de diciembre de 2016 a las 1:19 p. m. , 0 Comments

el camino

El camino que toman las personas es lo que ellas mismas quieren mostrar. Pero cada camino está colmado de divergencias y convergencias. Aunque tiempo después, al recordarlo, queramos ver la línea continua que habla de nuestra vida, sin atajos ni interrupciones. En cursiva, tal vez, con banda sonora, pero uniforme. Es... distinta, según el punto de vista, anterógrado o retrógrado. Hacia delante ves todas las posibilidades. Hacia atrás, solo recorres lo ocurrido, los hechos, el pasado. Sin condicionales, fue, pretérito perfecto y simple.


lunes, 28 de noviembre de 2016 a las 11:56 a. m. , 0 Comments

cuando quieres y no puedes



después de haber repasado los títulos de los libros que ocupaban el estante de autoayuda, pensó que le calentarían más el alma si encendía una hoguera con ellos que releyendo sus mensajes de mrwonderful.
Le decían que tenía el corazón enorme, que no le cabía en la caja, vaya. Y lo tintaban de tristeza y preocupación. Cómo iba a ser aquello un problema. Tenía en sus aurículas y ventrículos espacio para albergar todo tipo de sentimientos hacia el prójimo. Tanto, que no le quedaba aliento para sí misma, y darse ánimos era, más que empujar una sonrisa, un resuello de lo que quisiera. 
El fuelle resoplaba pero no bombeaba. 
Se pintaba las acropaquias y disimulaba la cianosis labial con carmín. Intercalaba sonrisas con resoplidos, una manera de transmitir que por dentro iba la procesión y que viva triana. 
Todos los que mirábamos aquella placa sabíamos que no llegaría a la operación. Le sonreíamos y nos daba vida mientras intentaba respirar. Más de uno le habría estrujado aquel gigante un rato para bombear mejor. Pero nadie podría regalarle unos minutos de vida más vividos que los que ya tenía.



viernes, 25 de noviembre de 2016 a las 11:11 a. m. , 0 Comments