...cuando todos hablábamos de otro tema.

Inquietud ¬ incertidumbre ¬ Mis Incoherencias… El amor llamando a la puerta, cuando todos hablábamos de otro tema. Salvedad extrema, estados de alarma, call me irresponsible, baby… Sociedad al Treding topics de tendencias, y yo sin un viento definitorio, ni una brisa pasajera. Iglús sin primavera. Silencio disolviendo lágrimas ya inocuas, tranki que no hacen daño… no manchan, ni queman… sólo quieren jugar. Socarronas. Entre algodones, una tristeza funcional. Con un puñado de frases que no son mías, una expresión facial mimetizada, y metáforas con los bordes amarillentos y ese olor rancio de billetes pasados. Trazos largos, como jirones de ropas desgastadas al viento. Sin saber muy bien qué hacer, hacia dónde soplar. Y entre mil posibles destinos, en lo más intermedio de todos mis vectores, entre nostalgia de actos adultos y contabilizados, ésa de la madurez, melancolía bien vista, beba con moderación la droga estatal… recuerde con moderación todo eso que todos perdemos alguna vez… y bienvenido al estado adulto. Y mientras daba vueltas sobre mí misma, como perro antes de echarse en la esterilla, el amor llamó a la puerta, cuando todos hablábamos de otro tema. Y los demás… los demás que aguanten.

viernes, 17 de diciembre de 2010 a las 6:53 p. m. , 0 Comments

Tangando

Hay instantes en que me pondría a largar tanto como lo que no hablaría en prolongados estados de silencio. En pocos segundos diría lo que necesito callar durante mucho tiempo. Soy de las que hablaría sólo con el semáforo en ámbar. Y el rojo sólo me pone para saltármelo. Y mientras trato de suavizar mi verdulerismo para no mandar a nadie a la mierda, porque lo que más me apetece es irme yo misma a enfangarme de malas maneras... hoy estoy de lo más cerda. Será que advertir la pista de quien debiera haber aceptado las heces como mi destino preferido para ella me pone de leche agria, o mala leche. En el fondo, te agradezco, querida, que hoy aparecieras por mi día como hipótesis renovada de que no lograste desintoxicarte, eres tan predecible... Es igual, que no lo entiendas tú, ni quien lo lea. Sólo quería dedicarme un día tangado... tangando, precioso gerundio inventado, mi presente piantao! 
ah, a ti... rewísate lo de la rehabilitación (disculpa las faltas de ortografía, es que no sé cómo escribirte para que lo entiendas).
Incongruencias aparte, aquí dejo algunos enlaces tangados. 


Escena de la peli Scent of woman, tema: Por una cabeza [música de Carlitos Gardel, interpreta creo que Itzhak Perlman al violín]


(youtube) Gato Barbieri (saxo tenor) - Last tango in Paris (compuesta por Barbieri), peli del mismo título.
(youtube) Yo-Yo Ma (chelo) - Libertango (compuesta por Astor Piazzolla), peli Lección de tango.
(spotify) Duo Orientango - Tango
(spotify) Orquesta del Plata - Los tangueros

miércoles, 15 de diciembre de 2010 a las 4:59 p. m. , 0 Comments

Paréntesis tormentoso

Autumn leaves...


Decidió tomárselo con calma. Le faltaba una taza de café humeante para alcanzar lo cinematográfico. Se sentó próxima a la ventana, a disfrutar de la misma inclemencia que la sitiaba en casa y frente al calefactor, una tormenta, pesada por lo prolongada que se estaba haciendo, como una visita incordiosa, generosa en rayos y truenos, florida, estruendosa, que rompía un jazz estandarizado de fondo. Vale que le gustaban las tormentas aparatosas, pero esa noche le apetecía pizza y besos.
Al espectáculo lumínico, le acompañaban los reflejos de las luces urgentes de una ambulancia, multiplicados en su escándalo por lo mojadas que estaban las superficies.
Había llovido, desde la última vez que hundía letras en el papel de pensar. De sólo repasar a grosso modo todo lo que había cambiado todo, le invadía el vértigo de no reconocer el presente, y se le quebraba la voz interior y las líneas seguras de su caligrafía, como rayos por el cielo, dividiendo en un antes y un después el tiempo.
Todo parecía rebotar más de lo habitual, y un solo hecho se reproducía en cientos, como las luces en reflejos, los sonidos en ecos, las imágenes en recuerdos, el calor en abrasador, las ganas en ansiedad, las gotas en infinitas al romperse contra el suelo, y yo, o ella, se sumaba entre corchetes cada día que pasaba, nada coherente, cada jornada con una identidad diferente, un concepto nuevo una letra para cada sumando 3a + 11b + 1c + 4d… qué imposible llegar a conocerse así (myself, yourself…, reflexivo en su totalidad), álgebra complicada para quien siente no saber nada.

martes, 7 de diciembre de 2010 a las 11:20 a. m. , 4 Comments