No lo sabes, que...

Consumo a Piazzolla sin medida, la noche de cada día que no te he tenido.
No tienes idea de lo salvaje de mis sueños, de mi inconsciente, de mi consciente.
Ignoro la luna, el cielo, el ramito de violetas, cuando ese día no te vi.
Desconoces todo lo que escribo en tu espalda, a tus espaldas.
Destrozas la cuadrícula que dibujo esperando verte aparecer.
Lloro cuando te vas.
Mis dedos se van contigo, enredados en tu pelo… devuélvemelos.
Tus curvas se vienen conmigo, enredadas en el violín que hoy nos acompañó.
Me dan igual tus palabras, si no las veo derramarse de tu boca… porque no te escucho, porque finjo estar sorda, porque me gusta leerte los labios; porque no te miro, porque miento cuando digo ser ciega, porque me gusta tocarte la cara; porque no corro, porque aparento estar coja, porque me gusta ir lento a tu lado, porque me gusta alargar el paseo, porque quiero estirar nuestro tiempo.
Me dijiste que imaginabas cuánto te quiero; perdona cariño, pero tú no sabes nada.

martes, 4 de agosto de 2009 a las 12:20 p. m.

0 Comments to "No lo sabes, que..."