Ese ser superior

Parece una historia que lees en un libro, una parábola de la biblia, o cualquier fábula con moraleja. Pero tan sólo es una historia anónima (la mía) normal, real, un momento más de la vida. La frase que me ronda estos días es - la vida responde -. Pero, ¿qué petición hice? Acaso, es más importante que lo que los demás piden...
Hablo de la vida refiriéndome a una instancia personificada, o al menos concretada en un ser, ese ser superior. Ese ser me lo imagino ahora como el director de una empresa, en su despacho, recibiendo solicitudes, reclamaciones, dudas, informes, balances, peticiones, y entre ellas, la mía. A pesar de estar rechazando trabajos más interesantes, se detiene en mi caso... y piensa un plan para mí. Cursa mi petición, y me llega una agradable sorpresa, y continuo mi rutina. Al día siguiente descubro mi mundo al revés, y que esa buena noticia no tiene ni mención ni alegría por mi parte, ya todo queda relegado a la situación del día anterior, hoy ya vuelvo a ser pequeña entre mis problemas. Descubro que la vida, tanto ese ser superior, como el curso de nuestras experiencias, esa línea contínua de capas temporales (pasado, presente, futuro), eso que comienza con el nacimiento y concluye con la muerte, que puede ser 80 años de momentos resumidos en un palpitar, la vida te enseña, y sólo nos queda aprender. Me centré tanto en mi situación, que olvidé por un momento que al pedir por un aspecto de mi vida, despreciaba los demás; que pedir por algo a la vida es un trueque...si tapo una fuga de mi balón, el aire saldrá por otro lado, porque irremediablemente, algo falla siempre, para que se cumpla eso de - la dicha nunca es completa -.
El deseo hecho realidad ayer es sólo una frivolidad hoy..es eso que sientes cuando le estás haciendo ascos a la comida de tu madre, y aparece en los anuncios de tus Simpsons un niño sin medios para alimentarse, para vivir. Esa frivolidad, cuando aquella noche de desesperación, caí en los recuerdos de catequesis, junté las manos, y le pedí a ese ser superior un aprobado, y el mundo se encargó de mostrarme cuánto se pude complicar la maravillosa vida que tengo en un sólo día. La próxima vez mantendré mi boca cerrada....y estudiaré más, claro.

domingo, 2 de agosto de 2009 a las 11:07 a. m.

0 Comments to "Ese ser superior"