Ambigüedad: Todo y Nada a la vez (sesión con psicoanalista II)

- “El depresivo orden que siguen las cosas”.
- ¿Insomnio de conciliación?
- “El depresivo orden que siguen las cosas”.
- ¿Abulia? ¿Astenia? ¿Anhedonia?
- Me irritan tus “A”.
- Y a mí que estés contaminando el ambiente con tus comillas, ya no sé si respiro aire o los detritus espirados de tu ironía.
- … el depresivo orden que siguen las cosas…
- El deje apático de tus puntos suspensivos no mejora la cosa.
- Se podría decir que odio a la oficina de correos, a ella y a mis padres, ¡esos beatniks! Ays, qué a gusto me he quedado.
- Las confesiones de los demás no me interesan, yo también veo los Simpsons.
- Me aburren los alternativos y sus derivados, indies, hippies, gafasdepasta, antisociales, pijos enmascarados, góticos, pro-algo, anti-mucho. Al menos la gente normal (insulsos, para ellos) no pretenden ser cool ni originales, son como son, y si alguien es especial, lo es sin perseguirlo. Los alternativos van de puristas en su concepto, sólo es un estereotipo, cuando ellos etiquetan a todo el mundo en un cinismo sin precedentes.
- ¿Te irritan?
- No, me aburren. Me irritan los dogmáticos, sin saber cómo visten, ni qué escuchan o a quién idolatran.
- ¿Qué persigues?
- El punto medio es mi obsesión, pero nunca me encuentro a la misma distancia de ambos extremos.
- Algún día tendrás que asumir que te acercas más a un extremo que a otro, que cumples más criterios para una etiqueta que para el maremágnum que acumulas por tal de no despuntar en ningún sentido. Algún día debes reconocer que de todo lo que eres, hay un vector mayor que los demás, que tiendes hacia una dirección, y que en este mundo de clasificación, códigos de barras y pegatinas identificativas, eso significa que te pondrán una etiqueta, sin que te limite para lo demás. No puedes pertenecer a todo y nada a la vez. Tu ambigüedad no es para siempre, algún día deberás definirte con una palabra y no la retahíla que sueltas cada vez que hablas de ti. El punto medio es una orientación, pero tú lo conviertes en la prisión donde encierras tus impulsos… mientras, debes vivir.

lunes, 6 de septiembre de 2010 a las 9:31 a. m.

4 Comments to "Ambigüedad: Todo y Nada a la vez (sesión con psicoanalista II)"

Posted by Carmen ( 6/9/10 10:04 )

yo soy de lo más normal (creo) y soy adicta a los puntos suspensivos...

¿ves? lo dicho, endrogá perdía me tienen

buen día

Con moderación, el suspense se logra a sí mismo. Pero si se abusa, del suspense se pasa a la ficción, y eso ya no se lo cree nadie. Por eso se llama Expediente X, y no Expediente... Porque si nos ponemos a hablar de las interrogaciones, equis, huecos llenos de enigmas, todo lo que no se acompaña de un haz de Luz, frases sin acabar... :)
igualmente.
por cierto... ser Normal es el mayor misterio, tanto que un tipo tuvo que inventar una campana para meter ahí todo eso que la gente llamaba Normal, y nunca se sabe quién está dentro o fuera de la campana al 100% de seguridad, sólo al 95%. Perdona, es que la estadística me trae de cabeza...

Muy buena la entrada.

Y eso de Expediente... me ha provocado una sonrisa.

La campana de Gauss es un coñazo, pero tener delante las situaciones "anormales" en estadística es para pegarse un tiro. Nunca he sabido cuándo se rechaza y cuándo se acepta una hipótesis. Por no hablar de cómo narices un investigador decide que el riesgo de error es 0.01. Demasiado prepotente para ser humano, ¿no?

Totalmente de acuerdo. Deberíamos invitar a los anormales a dejar de serlo, que se amontonaran con los normales, y cerrarán de una vez los extremos de la campana... Pero entonces, no habría incertidumbre, y sin dudas... ¿qué sentido tiene imaginar? Entonces, los comentaristas de fútbol tendrían la verdad suprema con sus estadísticas, y el azar no le daría la chispa necesaria a la vida.
Uff qué de reflexiones para un lunes.
Y eso sin abordar el binomio error-humano.
saludines, cisne