De recodos y concavidades


Mi alma te baña en besos
y con el rocío de tu placer
mi alma se embadurna.

En algún recodo me detengo,
navego en el líquido de tu ser,
hundirme en ti te parece locura.

Pero para mí sólo prima un deseo,
cuando se hace anochecer,
cuando el cielo se desploma en negrura,

y es que tu cuerpo cae en sueño,
y yo te cubro la desnudez
para acurrucarte en brazos de la luna.

lunes, 13 de septiembre de 2010 a las 11:23 a. m.

0 Comments to "De recodos y concavidades"