Dejó la licenciatura y triunfó (diarrea mental de la sociedad)

Vergonzoso. De nuevo, ver la tele un minuto más de lo que suelo hacerlo me recompensa con una sensación densa de la estupidez global. Por eso, casi no atiendo a lo que no sean muñecajos tintados de amarillo, diálogos que fluyen por mi memoria. Hoy, la tele para mí no es otra cosa que aquella antigua caja plana tonta que me acompaña al comer. Y nada más.
Ese minuto que queda colgando entre el final de los Simpsons y el comienzo del TD1 de La Primera lo pasé hoy en el programa que antecede a las noticias de esta cadena, lo del corazón de la igartiburu. Con frecuencia, me avergüenzo de sus artes periodísticas, usan una y otra vez ese último reportaje del programa para colocar imágenes pasadas, para hacer un refrito de famosos internacionales, y lo titulan como “los más ricos”, “los mejores posados”, “coletazos del verano”, “de vacaciones”, “los más felices”... en fin, un recauchutado, una hamburguesa de diversas alimañas, una patraña de la diarrea mental que defeca en los intelectos teñidos de rubio de sus profesionales.
Pero hoy, las palabras que acompañan en off a la sucesión de las imágenes ha podido con la poca sangre que no se dedicaba a mi tubo digestivo. Hoy, la cadena pública española (y no sé si sería correcto nombrarla también como “estatal”) ampara entre su programación un espacio que tiene como objetivo ensalzar la figura heroica de una muchacha que ha llegado a ser Miss Universo (de entre todos los extraterrestre, debe de tratarse de la más bella...), porque la muchacha (y cito lo que textualmente se ha quedado impreso en mi mente) dejó a un lado su licenciatura, y dedicó su esfuerzo y trabajo para ser Miss, y se ha visto recompensado con este nombramiento. Mientras, pasaban imágenes de su cara, ejemplo de la inmesa felicidad que sentía la chica en ese momento de ohmygod-nomelopuedocreer, y continuaban los comentarios hacia lo meritorio de su esfuerzo, de lo brillante y acertada actitud, y de lo afortunados que somos los demás de ser tan tremendamente horrorosos para poder admirar el bello milagro de la naturaleza de parir una mujer tan, tan... ays, estupenda (esto último ya forma parte de mi ironía, por si no se ha notado).
Veamos, teleespectadores de una cadena estatal que supuestamente apuesta por valores como la cultura, la ciencia, la formación académica..., aquí se os muestra lo que verdaderamente importa de esta vida, éste es el máximo triunfo, ésta es la diferencia que hace despuntar a un ser sobre otro, La Belleza, que le den por culo a la licenciatura, a los estudios, a la formación. En el telediario criticaremos las palabras del primer ministro italiano, Il Cavaliere, cuando le aconseja a una chica que lo que debe hacer es casarse con un hombre rico, y sí, se nos llena la boca al ridiculizar las palabras de ese viejo chochifalto facista y machista y todos los -ista; pero unos minutos antes de la información precisa y veraz, le dedicamos un espacio al desorden alimenticio de cerebros ansiosos por consumir mierda, eso sí, de color rosa.
Y luego hablan de generación perdida... ¿Qué valores irradian desde un medio público? ¿Qué importa lo que se martillea en las escuelas, el esfuerzo de los profesores por meter en vereda a los chavales, chavales que luego son bombardeados con ídolos como futbolistas-chulo-playa, o mujeres que triunfan porque han dejado los estudios?
Vergonzoso.

miércoles, 15 de septiembre de 2010 a las 4:10 p. m.

6 Comments to "Dejó la licenciatura y triunfó (diarrea mental de la sociedad)"

así ocurre que cuando le preguntan a los niños qué quieren ser de mayor algunos dicen...yo quiero salir en la tele

¡toma del frasco Carrasco!

un saludo tocaya

Toma ya! y eso sin hacer mención a la cadena de la coprofagia por antonomasia, Telecinco, sin hacer alusión a su máximo estandarte, un saco demacrado de sandeces que triunfa a base de un aspecto decrépito por una diabetes mal controlada, con una vida tan triste que sólo puede hablar de la de los demás. Y se hace llamar la princesa del pueblo.
Los niños sólo quieren lo más guay para sus vidas. Luego van y se pegan contra la realidad, el paro.
Besitos, y a ver qué pasa con tus corredores subjetivos, holgazana!! :) (uys, menos mal que me ha dado por vichearte, que has cambiado! ya me pasaré)

Yo por eso hace mucho que dejé de ver la televisión. Me informo en internet sobre la programación y si hay una película buena o documental interesante la pongo, si no, tengo mi ordenador. Hasta los Simpsons me cansan ya.

La doble moral es algo que se practica en este país. Desde los padres que se dedican a decirle a sus hijos "no debes mentir" y que luego, cuando llama alguien con quien no quieren hablar los padres, le dicen al niño: "dile que no estoy" hasta nuestros políticos, que critican mucho el paro pero luego hay que ver cómo mandan tropas a Afganistán (caso del PP) o que oficialmente son muy progres y muy anticlericales ellos, pero luego van corriendo a lamerle el culo al Papa en la menor ocasión (caso del PSOE).

Al final, cuanto más a tu rollo vayas, mejor.

Si cada vez dejan más claro que lo que quieren es tener un puñado de borregos españoles, estúpidos e hipócritas, que den la cara ante Europa diciendo que hay que ser bueno, estudioso y responsable, para luego comportarse como cernícalos y pelearse por ver quién hace la mayor gilipollez para conseguir pasta o el minuto de fama.

Es para largarse al polo sur. Con los pingüinos.

Sin pretender adular, tienes toda la razón.
Todo lo que toca la televisión se muestra adulterado, todo, tanto el presente como el pasado. La verdad está ahí fuera, fuera de la tele. Y siempre pensaré que proponen la televisión que se merecen quienes la ven, ni más ni menos. La audiencia manda, como una corriente inmensa de personas consumiendo en rebajas, ésa es la Tendencia, y ese rumbo toman los carroñeros de los gestores.
Anestesian el pensamiento. Y cuando esos consumidores salen a la calle, se anestesian con alcohol. Y cuando tienen oportunidad, con sexo. Y cuando están acojonados, se anestesian con la religión. Por la frustración que les crea ver la opulencia no compartida de los jefes, famosos, ricos en general...
Ésa es la televisión, el escaparate del Quiero y No Puedo.
Luego estamos los... los otros.
Hipocresía, cuando todos sabíamos que el concepto de burbuja es que acaba por explotar, y ahora sale un puñado de expertos diciendo que pudiera ser que la burbuja inmobiliaria tenga la culpa de la situación del país. Hipocresía, cuando dicen que hacen falta médicos, y recortan las plazas para médicos. Hipocresía, cuando sólo se ponen de acuerdo en pactar el sueldo de los diputados...
Voy a necesitar más que un cubata para anestesiarme... quizás un...

Gracias por pasarte, Cisne :) Piensa en pingüino, al menos ellos no son machistas, y los padres macho cuidan de la cría sin chistar.

Posted by Juan Cipote ( 29/9/10 21:58 )

Tienes un blog que es una pasada, felicidades Innuendo.

Saludos desde otro rincón de tu pueblo.

hombre, Juan Cipote, has tardao en dejarte caer por aquí, paisano. Gracias por el cumplido, pásate cada vez que quieras, son bienvenidos todos los puntos constructivos, ya sabes que en el pueblo pocos son los que quieren construir algo, y sí más bien destruir.