De llamadas anómalas (post it VIII)

Cuando descolgó, pensé que se había equivocado de botón; me tenía tan acostumbrada a ignorar mis llamadas, que escuchar su respuesta me sonó a anomalía, el mundo estaría rodando al revés.
Me pilló tan desprevenida, que no tenía palabras preparadas para hablar, y con la escopeta sin cargar, engrasé mi mandíbula que crujía en el intento de saludar, y mientras trataba de ocultar mi desconcierto con frases sorprendidas, tomé un cuchillo y aprovechaba sus respuestas para ir afilando con premura la torpe ironía que tenía echada en agua desde hacía tiempo.



(c) Hergé, Las aventuras de Tintín: Las siete bolas de cristal

martes, 31 de agosto de 2010 a las 10:01 a. m.

0 Comments to "De llamadas anómalas (post it VIII)"