La bandera por fin es un símbolo

Estuve remoloneando en la sección de papelería como 10 minutos, me hacía la indecisa entre clips metálicos o de colores, cuando en realidad estaba recapitulando valor para llegar al mostrador y pagar, y en un último momento decir de carrerilla y tímida: - ¿y cuánto cuesta la bandera grande de España? -. La dependienta no lo notó, que yo llevaba tanto apuro como el chavalín pidiendo condones en la farmacia del pueblo. Y en un esfuerzo supremo, doblé mi valor y le dije: - me llevo dos -. ¡Toma ya derroche de sentimiento patrio!
¿Qué pasa?
Muchos jóvenes lo verían como un modo normal de apuntarse a esta euforia colectiva, pero para mí, de chapita republicana, que he mamado la aversión a una bandera que recogía demasiadas reminiscencias del pasado, este hecho es una manera de aceptar que este momento es importante, y que… qué leches, por una vez estamos unidos. Por definición, la bandera es un símbolo, y por concepto, el símbolo debe ser un elemento universal, que todos entiendan en el mismo sentido, y nuestra bandera dejó de serlo durante mucho tiempo. Hoy, sí, sí, hoy, a dos días de un acontecimiento totalmente banal, escaso en cultura, sin aportación útil para el verdadero desarrollo de un país, hoy día es la bandera un símbolo, que todos entienden por unión, que acoge una ocasión preciosa (preciosa por su valor alto) de sentir que el esfuerzo y confianza conforman una yunta práctica para tirar de los problemas que nos atascan. No es el fútbol una filosofía de vida, ni son esos muchachos merecedores de las primas que conseguirán si ganan el domingo, pero ya vale de criticar todo por lo negativo de las cosas, saquemos un punto positivo de esto… A mí no me emociona comprobar cómo el telediario está colmado de referencias hacia la roja, que sé que hay más actualidad reseñable y meritoria de ser enfocada; que mientras unos esperan dos días para sentir, muchos dejan de sentir en mucho menos tiempo. Que la vida sigue corriendo, con o sin balón. Pero ya vale de que la vida sea una puta mierda, que lo seguirá siendo cuando todo esto pase, y nunca mejorará si es con esa manera de ver las cosas. Es triste que sea algo tan volátil como el fútbol lo que nos levante como españoles, pero démonos esta oportunidad para disfrutarnos sin la perenne España partida.

viernes, 9 de julio de 2010 a las 4:52 p. m.

0 Comments to "La bandera por fin es un símbolo"