la emoción marcada en la almohada


Hace un rato, cuando decidí ya hacer la cama, me di cuenta al coger la almohada enfundada de blanco, que ha quedado marcada con los colores rojigualdos que anoche llevaba por España pintados en la cara. "Difíciles de limpiar en textiles" decían las instrucciones de las pinturas chinas. Difíciles de olvidar, dirá mi memoria. Sin colores que impregnara, yo también sé que mi sonrisa al dormir está marcada, aunque invisible, en mi almohada.

lunes, 12 de julio de 2010 a las 10:56 a. m.

0 Comments to "la emoción marcada en la almohada"