Disputados



Vibrante el juego de derecha y amago de los ucranianos.

Reconozco que me he reído. Lo primero que he pensado es que los políticos deberían hincharse las narices de vez en cuando, para comprobar la doliente desidia que sufrimos por su falta de consenso, ¿más repelente? Uys, sí: el hartazgo por su somnífera labor de oposición y gobierno. Duele, y mucho, cuando los escaños cantan ausencias en una sesión ordinaria del congreso. Duele la democracia, desempeñada por los políticos, al igual que duele la religión que desarrolla la iglesia. Duele todo lo que podía ser bueno, y sin embargo, se estropea con el tiempo, no con el uso, sino con el cerdo. Porque, en ese momento del vídeo (0:32) me han recordado a puercos (maravillosos animales) en un caldoso barro luchando por ¿el poder? No, ahí no estaba el poder de por medio, sino unos ajustes de cuentas… ya me los imagino, temas de comisiones, soplos, puestos importantes de empresas… Pero bueno, está bien, así liberan tensiones, y en la próxima sesión se dedican a cuidar por curso del país. Sinceramente, antes que ver los asientos de sus señorías vacíos, me habría gustado haber contemplado escenas como ésta, que de veras ajusten diferencias, que se queden a gusto en cuanto a insultos e improperios, y que después de eso, hagan política de veras.

Lo mejor de todo ha sido imaginarme qué pondría el presidente del parlamento en el acta del día: en esta tortilla, digo, en esta acta declaro jornada de actividades extraparlamentarias y juegos varios.

martes, 27 de abril de 2010 a las 8:42 p. m.

0 Comments to "Disputados"