Nos



Comprendo que Astor hace del engaño su primera nota. ¿Qué explicación si no, para que, entre todas las carátulas, escoja un disco con su aspecto decrépito y cascarrabias? ¿Y cómo que un bajo haciéndole la reverencia, un violón bailando al antojo del viejo bonaerense?

No, ya no me enveneno con Piazzolla (noooo, no poquito…), pero es como si la vida valiera menos, tal vez menos sentida, más esperada, menos conclusa, más difusa, menos vivida.

Sin obsesiones, sin venganzas, ni lastres de cosas por hacer, con una lista negra con la tinta corrida por lágrimas que no valen nada (como cuando se te corrió el rímel… ah, no, que eso nunca pasó)… Todos los actos que quedaron parecen confabularse en un recorte de la intensidad. ¿Crisis? Ufff.. se desgastó el término, ninguneado el concepto.

Piazzolla… Me encanta cómo trata al “Momento”, cómo consigue absorber lo externo, y envasar al vacío dos cuerpos pegados, que por único objeto tienen el traspasarse mutuamente, y que esa fusión traspase el tiempo… que el momento se haga eterno.

Y siendo así la vida que he elegido, ¿a qué me dedico? Podría vivir. Sí, es una opción. Pero persiste el dilema de la que peca de intensa, que como una digestión pesada, nunca resuelvo nada.

La, más penumbra que, luz de la lamparita de la mesita ¿nos? derrama Deseo, cierro los ojos fuerte y deseo… con cada elemento de mí que desea, que clama por ti, cada uno de ellos que rozaste…sí, ya no te acuerdas, que pusiste tus manos por doquier, dejaste huellas que ya no me sirven para localizarte, algunos bucles entre mi grafía afilada, risas entre mis más íntimos rincones, tu olor en mis dedos… Y con mis dedos transformo en esfumato todo lo que recién escribo, para darle un toque de confusión, que nadie lo entienda, que no llegue a ti, que no engrandezca más tu inflado ego, escribo tan pequeño que se borre como olvido entre los amplios espacios que deja tu recuerdo, cierro fuerte los ojos y deseo.. un Nos verdadero.

viernes, 30 de abril de 2010 a las 8:20 p. m.

0 Comments to "Nos"