Blue

El camarero me ha invitado a una ronda de pesimismo, y yo no encuentro pasta con que pagarle, ni razones para no aceptarle el detalle. Pero… es más triste todavía, porque ni siquiera tengo esa barra para ahogar penas, ni un cigarro que emane el humo de un denso ambiente culminado por el sabor de una copa, que tampoco tengo. Me lo invento todo. Los ingleses dicen blue, y yo digo que sí, que todo el azul que quieras, pero que es mu triste. ¿Sabe usted? – me dirijo al fantasma del camarero - Que los ojos azules no hacen las buenas bazas, que los triunfos no se consiguen en estas noches nostálgicas, y que las chicas como yo nunca logran nada. No, no me intente replicar para animarme; es así, nos pasamos la vida persiguiendo sueños, correteando fantasías, y de todo sólo nos quedamos con un puñado de plumas en las manos, el olor de gallinas despavoridas, y el férreo sabor de habernos mordido la lengua, o el orgullo, o qué sé yo. Es igual, usted me pone un trago más de compasión, y no le vuelvo a dar la brasa en lo que queda de noche, no me gusta molestar a nadie con mis esperanzas marchitas, ni mis utopías.

sábado, 5 de diciembre de 2009 a las 1:24 p. m.

0 Comments to "Blue"