Almas gemelas

Alma gemela no es esa persona con la que compartir mi vida, no será mi pareja, no quien me arrope cada noche, ni quien me apoye.
No hará nada de eso. Mi alma gemela es tan similar a mí, que tendrá mi debilidad, se sentirá en la misma soledad, y tan incapaz como yo para amar el día a día. No podrá enseñarme otras maneras de afrontar un mal día, y frecuentemente la encontraré hundida en el mismo pozo que yo. Quizás ahí la conozca. Seguro que padece de pies fríos y espíritu caliente. Seguro que conoce a la perfección el cauce que toman las lágrimas cuando se llora de pie, tumbado, boca arriba, boca abajo, de lado, o con los ojos cerrados. Pero el día que la conozca, sé que no podrá ofrecerme pañuelo para enjugarlas.
Tan inútil como yo, ¿por qué entonces esta necesidad de conocerla? Tal vez porque todo se reduce a mal de muchos, consuelo de tontos. Pero imagino encontrar porciones de mí en sus escritos, mi desesperanza impregnada en sus palabras, descubrir expresiones que chorrean directamente hacia donde nadie quiso asomarse, en mi pozo.
[[ y al mismo tiempo, pienso en lo peligroso de tropezar con su conversación, con su angustia, porque si lo bueno será doblemente mejor, lo malo será mucho peor, dos almas derramando agua sobre mojado, anegando la posibilidad de emerger…
y… sin embargo, a pesar de todo, y sin embargo… ¿dónde estás? Tan alejada del mundo normal que ansío, lejos, muy lejos de la felicidad que busco.

jueves, 10 de septiembre de 2009 a las 9:27 p. m.

0 Comments to "Almas gemelas"