miserias humanas

Apunto al papel con un boli inquisidor, queriendo sacar de su aparente y blanca impunidad todas mis miserias. Como quien se mira en el agua y proyecta sobre el reflejo todo de lo que se avergüenza.

Compruebo que cada uno va tomando un camino, sin dar explicaciones; y esa evolución crea divergencias con lo anterior y convergencia con lo que viene.
No habría mayor problema en esto, si no sufriéramos tanto en ese último momento en que la punta de los dedos de dos manos se resisten a abandonar el contacto.
Aún conservo los dolores de cabeza que todas las relaciones, sean del tipo que sean, provocan con sus coletazos.

¿Y por qué esto? ¿Por qué ahora? […]

Saber que todos somos partícipes de ese infierno, en mayor o menor grado, rebaja mi carga moral.
Lo de siempre, cariño… mal de muchos, consuelo de tontos.

Tú, cualquiera, tendrá en estos textos la baza perfecta para amontonar sobre mi espalda el fracaso de nuestra relación. No es ése mi objetivo, ni el de buscar compasión.
Hallemos sabiamente el punto medio, el de ajustar nuestra responsabilidad en cada acto, y a título personal, podríamos hacer el esfuerzo de investigar nuestras miserias humanas.


martes, 22 de septiembre de 2009 a las 7:49 p. m.

0 Comments to "miserias humanas"