Devil´s Dark Desires (DDD)



Se despertó sudando. Irrumpió así, jadeando, en el silencio absoluto de la madrugada. Su sombra, algo más oscura que la misma noche, se situaba a su lado, igualmente confusa.
En sus manos aún sentía una inercia por acuchillar. Una y otra, puñaladas, con tal de desgarrar el pasado de las carnes vivas que contenían un par de nombres y una historia entre dos iniciales.
El dolor no manifiesto le estaba pasando factura. El corazón se le había ennegrecido, la sonrisa se había desvirtuado a lo sardesco, y el brillo de la mirada se volvió turbio, rociando de mal todo lo que juzgaba e interpretaba.
En definitiva, apuñalar en sueños sólo era el lado más sanguinolento de sus verdaderos deseos. Su alma desvirgada no era la primera, ni sería la última. Quizás el uso de armas blancas no era el más adecuado, ya que sólo imaginar esa limpia incisión de bordes sangrantes le provocaba repeluzno, pero sólo era cuestión de encontrar el modo de causar estragos en sus víctimas, indemnizar su propia pena con el daño ajeno… venganza como medio de satisfacer sus ansias de justicia por un pasado en que no había podido reprender al causante del dolor, ni desprenderse de una tarea pendiente.
Un interior demasiado enfermo para gobernar unas manos capaces de todo, sin voluntad para actuar según el bien, infecto por lo oscuro, desdeñable, ruin; aleccionado por artimañas del malo malísimo, un diablo que nada le debe a dios, que tiene identidad propia, sin necesidad de antítesis …malvado por sí mismo.
[…]
Decidió dar libertad a sus sueños, como medida menos perjudicial, y aunque le repugnaba despertarse todos los días con las manos ensangrentadas, suponía resarcirse en algunos aspectos, y tener su alma tranquila, capaz de sonreír a los que de noche destriparía… en sueños, sólo en sueños.

martes, 29 de septiembre de 2009 a las 8:27 p. m.

0 Comments to "Devil´s Dark Desires (DDD)"