Zares de la música clásica (emoción II)

Trastorno por dentro.

Qué triste, ¿verdad?
Esta cuadrícula de rutina mina la pulsión (ésa de la que hablaba Freud) por vivir. Pulsión, impulso, libido, deseo por ser, estar y parecer.
Embudo que engulle todo lo que recibo, que lima las emociones… hoy los pañuelos se llaman kleenex y no sabemos porqué esa imposición; hoy los kleenex son de los, cada vez más frecuentes, alérgicos; ya no se acuerdan de limpiar las pocas lágrimas de emoción que existen, esas que hoy ya no dejan ojos rojos, porque de eso ya se encarga la contaminación y el ordenador. Dónde han encerrado el temblor de barbilla, dónde la voz quebrada, el nudo en la garganta, donde está mi puchero, cuándo depilaron los pelos de punta, …quién se está llevando la emoción.

Pijama y calcetines agujereados por encima del pantalón. Auriculares. Sinfonía nº 3 de Piotr Ilich Tchaikovsky a todo volumen. Sin reloj de muñeca. Lápiz en mano dando bandazos, cual Daniel Barenboim, más bien como espadachín. Ojos cerrados intensamente y sin gafas de pasta azul. Sin sentido ninguno de la orientación, ni del ridículo. ¿El manual? Humm … creo que me lo dejé en el bolsillo de la chaqueta.
El trastorno de los bucles rusos, imposibles de encorsetar en un pentagrama, altera el ritmo lineal de la sangre, aplastada, restringida y reprimida por la corrección impoluta del saber estar inglés. Hierve. Y estorban camisas, horarios, y palabras clasificadas, silencios que soportan todo el peso de palabras no dichas. Estoicamente, no te pongo en el sitio que te mereces. Del mismo modo, no te cuento lo que pienso de ti. Asimismo, desconoces el dolor del guantazo que te daría. Y así, con muchos más.
La integridad sólo son los raíles por donde conducir la emoción hacia el exterior. Muchas de las veces, la integridad sólo consiste en hacerme callar. Casi siempre, es esto confundido con el concepto de madurar. Quizás sea yo la primera en equivocarme.

martes, 22 de septiembre de 2009 a las 7:27 p. m.

0 Comments to "Zares de la música clásica (emoción II)"