Intimidad

Intimidad, cuando mi mano aborda al boli, y entre ambos surge un pulso que acaba cuando se acoplan en el papel, juntos.
La que me aporta Piazzolla, que me rodea de las sensaciones que aún no puedo nombrar. Sus tangos, cuando me recuerdan a mi intimidad y la tuya.
Intimidad, la que provoca la lluvia al atraparnos con desconocidos bajo un mismo techo.
Con la que me arropa una voz sensual, gutural y sobretodo, experta, capaz de desnudarme de mi ignorancia.
Dos miradas que al encontrarse ya no buscan más.
El saxo que llevó al sexo.
Intimidad es todo lo que destapo en sueños.
O lo que quisiera cubrir cuando despierto.
Oscuridad, o cerrar los ojos y sentir un aliento.
Requiere exclusividad, uno contra uno, susurros, secretos.
Intimidad podría ser un cuello, el tuyo, por ejemplo.
Gritos y alaridos, y luego... silencio.
... Hush... Hush...



martes, 22 de septiembre de 2009 a las 7:19 p. m.

0 Comments to "Intimidad"