El fin del mundo (interpretaciones acertadas de la realidad)






Ni más ni menos, señores. Prepárense para cataclismos desconocidos, desastres impensables, dejen volar a su imaginación en lo que a cuestiones trascendentales concierne. El fin se acerca. Y por supuesto, todo dentro de un plan maquiavélico, y no hace falta que señale a algún presidente de gobierno de una nación europea, que linda con Portugal, Francia, Gibraltar (U.K.) y Andorra (me niego a nombrar más fronteras, España es lo que es…uys, se me escapó). Sí, no se escandalizarán lo suficiente, si saben que sus iniciales han estado escondiendo a todos su verdadera identidad, un ser monstruoso, ligado al mal; porque aparte de ZetaParo, zETAp y el más que ingenioso “Zapatero a tus zapatos”, han obviado el significado certero, ¿qué si no puede ser la “Z”? que junto a otra, cruzadas perpendicularmente forman una esvástica, reconocido símbolo nazi. Y la “P”, pruebe a girarla 180º, de tal manera obtendrá una “d”, inicial de ¡Diablo! Dios mío, hemos estado todo este tiempo delante de un impostor, un intruso del lado oscuro de la fuerza, y lo que es peor, ¡gobernados por él! Ahora encaja todo… esas cejas no podían sugerir nada bueno… Se ha dedicado estos años a infiltrar el poder judicial y los cuerpos de seguridad del estado con sus secuaces, espiando a ciudadanos de bien, ideando una conspiración, que no puede compararse con la del 11-M… Pero saberlo de nada sirve ya, es tarde, el entramado está tan camuflado que no podremos limpiarnos de corrupción hasta que pasen unas generaciones… Pero, dios mío, ¿llegarán esas generaciones a existir? He aquí mis muy fundadas dudas, porque… ¿quién se cree esa patochada de la crisis global? Bien es sabido que todos los países están remontando, algunos apenas han caído, mientras que el español de a pie se hunde en la miseria del paro. Es este ser sin moral el que se dedicó a conjurar con bancos y empresas. Peces gordos no, ¡tiburones! Así hay que hablar de esta gente. Lo de Lehman Brothers no es nada más que un acuerdo con el Obama éste… otro que tal baila, un negro en la Casablanca, por favor… Pero, sin duda, el gran golpe de efecto es la Gripe A, que la “A” no es otra cosa que la inicial de Acojónate-que-ahora-viene-lo-peor, pero eso nadie lo sabe (es que tengo un primo, que aparte de entender del cambio climático, también sabe de simbología que no veas, el lumbreras de la familia), porque esto, aparte de matar, también es una manera de desgravar gastos, ¿qué gastos? Pues todos los que se derivan del espionaje, todo eso se lava con lo que vamos a gastarnos en vacunas y el Tamiflú™, cosa que no va a servir de nada, porque esta peste está destinada a arrasar con las nuevas generaciones que iban a levantar el país de esta debacle.
Y en cuanto al cambio climático, mejor no pensarlo, porque esa alianza con el mal (que no Alianza de Civilizaciones, otra tapadera) puede depararnos morir de sequía y calor, que lo mismo da morir de lluvias incesantes y torrenciales, o ser arrastrados por un tsunami gigantesco… o que el cielo se nos caiga encima, como decía Abraracurcix, jefe galo.
Y todo esto nos pilla sin crucifijos en las aulas, con rumanos robándonos el cobre de cada día, con maricones arrejuntaos, antitaurinos echando a perder la fiesta nacional, el manual del pequeño sociata llamado “Educación para la ciudadanía”, un gran hermano 11, y el Grupo Prisa con un canal en la televisión, difamando contra todo el que critica el complot.
El Día del Juicio Final nos acecha…
Que dios nos coja confesados y sea misericordioso.




sábado, 3 de octubre de 2009 a las 6:55 p. m.

0 Comments to "El fin del mundo (interpretaciones acertadas de la realidad)"