Me llaman "Pies Fríos"

(13/09/09) Primer día de pies fríos. Aún no se dejó caer el otoño (to fall the fall…), pero para mí ya está inaugurado. ¿Qué si no, es el otoño? El momento de enfundarse pantalones y comprobar cuánto engordamos en el verano, marcarse nuevos objetivos, de comenzar muchas cosas. Nunca me gustó el otoño. Tampoco éste especialmente. El miedo a que los planes no salgan bien empaña el curso del otoño, delimita demasiado mi percepción de las primeras lluvias, ésas a las que nos cuesta adaptarnos, ver, notar, oler y con las que mojarnos.
Pero yo iba por los pies fríos. Mi madre sostiene que el problema radica en que no tengo ejercitada la circulación (y aún diría más, que no me muevo nada), que todo es falta de ejercicio; pero a mí me gusta verlo desde otro punto de vista, el asociativo. Y por asociación de ideas, me gusta que me abriguen los pies, las manos, el cuello, el corazón… El otoño es para abrigar, acoger, cobijar. Porque en invierno, el cuerpo ya está preparado y prevenido, se da por hecho que hará frío, y ya hubo días previos de mal tiempo; pero en otoño, el organismo viene mimado del verano, vivido con total naturalidad (de naturismo) y temperaturas similares a nuestros 37º, todo frescor es brusco, que el cielo se cubra de nubarrones es triste, y todo el mundo lleva demasiada prisa para atender a detalles tontos, como los pies fríos. ¿Por qué no decirlo? Quien llegue a mis pies, habrá llegado a mi corazón…jejeje.
Y por el método asociativo… tener los pies fríos, ¿significa que el corazón también? En caso de respuesta afirmativa, ¿se soluciona de la misma manera? ¿Es temporal?

Si puedo sacar algo en positivo de todo esto, es que cada vez comienzan más cosas en esta época, y verdaderamente el inicio del año se está desviando de las navidades y de todo su cortejo religioso. Lo siento, pero es que me hace mucho la puñeta que la cristiandad acapare tantos momentos de nuestras vidas, y determine las fiestas, las formas… el cómo, el cuándo y el dónde con sus porqués y sus Quienes.

martes, 20 de octubre de 2009 a las 11:56 a. m.

0 Comments to "Me llaman "Pies Fríos""