Te quiero

Nunca pensé que llegara a quererte tanto. Te quiero, y me tiembla la voz cuando lo susurro, será porque nunca me lo escuchaste. Te quiero, a pesar de haber renegado tanto de este sentimiento. La abuela me lo decía casi todos los días, sobre todo los de broncas. Que llegaría a quererte mucho. Me desconcertaba su seguridad, y por supuesto no la creía. Ojala estuviera viva ella para ver cómo te quiero. Nadie más que ella se merece que la cogiera en un momento a solas y le confesara todo esto; porque… si esto es lo que tenía que comprender de la vida, ya maduré. Te quiero, y al sentirlo, el corazón se me ensancha, tanto que la pintura negra con que lo recubrí salta. Adoro tu manera de hacer las cosas. Aspiro a tener tu capacidad. Envidio tu desenvoltura. Admiro tus ganas de vivir, por encima de todo. Sé que tu alma es tan grande que esto que siento por ti sólo es un tercio de lo que puedes albergar tú. Pensar que soy algo de ti me enorgullece, y me da fuerzas; que haya dentro de mí tanto de ti, es como un tambor que me imprime ritmo, vida.

No me pasa nada, mamá, sólo que hoy dijiste que no me vas a vivir toda la vida, y me dio miedo.

sábado, 3 de octubre de 2009 a las 6:40 p. m.

2 Comments to "Te quiero"

Me podría ahorrar mi comentario, porque no aporta nada, pero acabo de descubrirte y a poco de ahondar en tus entradas me has capturado.

En realidad me debato entre seguir o borrar lo que llevo escrito, porque me parece un sinsentido reconocerte públicamente, a ti, que no me conoces o que tu anonimato no me deja reconocerte, la obviedad de que a mi tampoco me va a durar toda la vida.

Pero me has hecho llorar. Y eso sí quería compartirlo contigo.

Gracias por no haberte ahorrado el comentario. ¿Más grande? Sí, GRACIAS.
No... no nos durará toda la vida. ¿Una confidencia? (entre desconocidas son más fáciles) A los meses de haberlo escrito, se lo dejé en forma de nota entre las páginas de un libro que le regalé. Me vino llorando, diciendo que jamás le habían emocionado tanto. Es de esas cosas que quisiera que tuviera en mente siempre, que a pesar del mutismo y silencio sentimental, siento tanto amor por ella.
Hazme un favor, pásate y comenta todo lo que quieras. Eres bien recibida.