Hoy no hay constelaciones

Hoy el cielo no me envuelve con magia. Hoy las estrellas no forman constelación. Sólo se limitaron a arrojarle algo de luz como si una miseria fuera a la que nadie quiere ver, y esa luz rebota; la luz de la luna cae a los pies de mi cama, señalando tu hueco, tu sitio… Sí, ya sé que debería pedirte que lo ocuparas, pero ¿cómo pedirle a alguien que vuelva, si nunca estuvo? Y cuando lleve dos noches aquí, ya me está pidiendo que ordene las estrellas para formarle un corazón que engarce nuestras iniciales, y cuando menos me lo espero, lanza una piedra para romper mi letra, porque – ya no te quiero -, y la suya se queda enganchada a una sigmoidea que zigzaguea serpenteante por el firmamento… lo que hoy se denomina “basura espacial”.

Hoy no hay constelaciones, las estrellas brillan sin más, sin pretender que las relacionen unas con otras, sin formar siluetas raras; de encontrarle un sentido a todo lo que yo digo ya se encargan los retorcidos, de buscar mensajes escondidos, de formar con mis palabras algo que sí quieran escuchar, como si se tratase de unir con líneas determinadas estrellas, para mirar lo que sí es agradable de ver, para hallar el significado positivo de las palabras – no tienes nada que hacer conmigo -.

jueves, 22 de octubre de 2009 a las 11:53 a. m.

0 Comments to "Hoy no hay constelaciones"