El trato

El negro estampado como blanco sobre lo que era negro, que ahora es blanco. El rojo por un azul claro, y el azul oscuro como amarillo, el rosa se ha puesto verde, y el verde como una rosa. El mundo al revés y antítesis de la tesis. Galimatías de lo que es y no lo que era. I know, el mundo no es tal como te lo vendimos.
Mucha prisa para desperdiciar poco tiempo, vísteme despacio que tengo prisa, y deja para mañana lo que pudieras hacer hoy, porque lo que hoy hagas, tendrás que revisar mañana. El doble de trabajo y dos pájaros de un tiro, el cuchillo con doble filo, la vara de medir con doble rasero, dos caras las que yo tengo, una dura, y la otra, más dura todavía. Dos y dos son cuatro, cuatro y dos son seis, te cambio 1 € por 1´46 $, y unas exportaciones de regalo por portarse bien. Cómete mis residuos, a cambio de darte un asiento entre mis amigos. A propósito de la paz, te vendo unas armas de segunda mano, porque destruirlas me sale muy caro (el doble que fabricarlas), haz la paz con ellas, y si matas, no digas mi nombre… tú no me conoces. U.S.A. con conocimiento el poder, pero no muerdas la mano que te da de comer, que te azota, y que te señala cuando te portas mal según nuestra moralidad. Tú, economía emergente, sométete a Kyoto, yo que llevo años riéndome de lo que allí firmé. Únete a la hipocresía de hablar de cambio climático, a la filosofía del despilfarro, te ofrecimos bien la necesidad de consumir, indujimos en ti la narcisista idea de verte reflejado en nuestros rankings, porque sólo éramos dos grandes y ninguno quería ser tercero en el podio, invitado quedas para reírnos del tercer escalón, perfecto para vanagloriarnos desde lo alto. Ése es el trato.

domingo, 25 de octubre de 2009 a las 9:55 a. m.

0 Comments to "El trato"