La misma piedra, infinitas veces

Luna menguante, o luna vieja,
… mi antigua compañera
en mis correrías de madrugada,
no te quejas de esta ingrata,
que sólo te escribe
cuando está resabiada,
que solo acude a ti
para rascarse en tu guadaña
el prurito de la decepción,
cuando la mirada se empaña,
cuando el tango son puntadas,
pizzicato de la desesperanza.

Tú y mi muy mejor amiga,
ponéis voz a mi conciencia,
la advertencia es la misma,
puerta a quien no me quiera,
y mucha fuerza para el envite
de las cornadas de la soledad.
¿Pero sabes tú de labios secos?
De su cuerpo y el trasnochar
entre sombras y oscuridad,
mezclando sonrisas y besos…
- Non, je ne sais pas.

sábado, 3 de octubre de 2009 a las 6:41 p. m.

0 Comments to "La misma piedra, infinitas veces"